Los «indignados» de Barcelona reciben fuertes críticas por su acción violenta

Los "indignados" de Barcelona reciben fuertes críticas por su acción violenta
. EFE/Archivo

Los indignados de Barcelona han protagonizado hoy violentos incidentes, con insultos y ataques a diputados al tratar de impedirles el acceso al Parlament, en unas acciones que han generado duras críticas de la clase política, pero también de parte del propio movimiento reivindicativo 15-M.

Horas después de los incidentes de la mañana, que se han saldado con una treintena de heridos leves, unas 500 personas se han reunido en asamblea ante la puerta del parque de la Ciutadella, donde se encuentra la sede parlamentaria, para ratificar la apuesta por la vía pacífica y han criticado a los que agredieron a diputados.

Pasadas las 18.30 horas, la mayoría de los «indignados» que bloqueaban los accesos al parlamento catalán ha abandonado los alrededores del parque para dirigirse a la plaza de Sant Jaume, frente al Palau de la Generalitat, donde quieren llevar su protesta.

Algunos de los participantes en la asamblea han criticado «a los cuatro violentos» que han arrojado botellas y otros objetos y han atacado a algunos diputados cuando llegaban en la mañana para asistir al inicio del debate sobre los presupuestos de la Generalitat, contra cuyos recortes se manifiestan los «indignados».

Otros, no obstante, han propuesto ser contundentes y que los parlamentarios «salgan por el aire», en alusión a los helicópteros que se han visto obligados a utilizar esta mañana el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y otros diputados y consellers, para llegar al parlamento.

Varios cientos de jóvenes ‘indignados’ se habían concentrado en la mañana de este miércoles ante el parque donde se encuentra la sede parlamentaria para tratar de impedir el acceso de los diputados, a los que han rodeado, insultado e incluso, a algunos, manchado con pintura, pese al cordón establecido por la policía.

Uno de los más afectados por el lanzamiento de pintura ha sido el diputado de ICV y exsecretario general de Interior, Joan Boada, quien ha sido alcanzado en la nuca por un globo con pintura, que le ha dejado una ostensible mancha.

La exconsellera del PSC Montserrat Tura ha sido a su vez objeto de las iras de los ‘indignados’ que le han pintado una cruz negra en la gabardina, mientras que la también exconsellera socialista Marina Geli, al ser rodeada por jóvenes que le impedían el acceso al Parlament, ha optado por dar marcha atrás y utilizar un vehículo policial para llegar a la cámara.

Asimismo, un grupo de ‘indignados’ concentrados alrededor del parque de la Ciutadella han zarandeado al diputado ciego de CiU, Josep Maria Llop, a quien han tratado de arrebatarle el perro guía, para impedirle llegar al Parlament.

Llop se encontraba antes de las 10 de la mañana en los aledaños de la Ciutadella, acompañado por el portavoz parlamentario de CiU, Jordi Turull, intentando hallar la manera de entrar al parque para acceder al Parlament.

Algunos de los jóvenes ‘indignados’ que estaban en el lugar les han identificado como diputados y han empezado a acosarles con empujones, insultos e incluso amenazas de muerte, ha explicado Turull una vez dentro del Parlament.

En una intervención al mediodía, el presidente Mas ha pedido «comprensión» al pueblo catalán por las cargas policiales que se puedan producir contra los «violentos» que han «traspasado las líneas rojas» y han actuado con «indignidad».

«Hoy se han traspasado las líneas rojas. Hoy no hay simplemente una expresión de una discrepancia, sino una acción de coerción e impedimento de la tarea normal de las personas democráticamente elegidas por el pueblo catalán», ha añadido.

Por su parte, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, ha considerado «intolerable» que un grupo de violentos haya «secuestrado» hoy el Parlament de Catalunya.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído