ETA plantea su desarme a cambio de acercar presos y la salida de las Fuerzas de Seguridad de Euskadi y Navarra

La banda terrorista ETA asegura en su entrevista concedida a Gara que no pretende ser una «amenaza» en el proceso y plantea su «desarme» en el marco de una negociación directa con el Estado en la que se deben abordar el acercamiento de los presos, el regreso de los terroristas huidos y la salida de las fuerzas de seguridad del País Vasco y Navarra.

«La cuestión de las armas está incluida en la agenda de la negociación entre ETA y el Estado, y estamos dispuestos a hablar de ello y también a adoptar compromisos, en la lógica de la solución de todas las consecuencias del conflicto», dice la banda en la entrevista recogida por Europa Press.

Explican que su modelo de negociación estaría basado en «tres temas principales: la vuelta a casa de todos los presos y exiliados políticos vascos, la inutilización de las armas de ETA y la desmilitarización de Euskal Herria».

En este último punto, los terroristas se refieren en concreto a la salida de la Policía y la Guardia Civil del País Vasco y Navarra. «El final de la confrontación armada no podría entenderse si Euskal Herria permanece llena de fuerzas armadas», dicen los etarras que consideran este aspecto como «fundamental». «Las páginas más oscuras de ese relato que hemos mencionado las ha escrito la Guardia Civil», añaden.

Preguntados los terroristas acerca de la posibilidad de que ni España ni Francia acepten esa negociación, contestan que «eso dificultaría la situación, en la medida en que el proceso requiere de la participación de los estados».

«Hay que actuar con paciencia, sin resignarse, prosiguiendo con la lucha y el trabajo diario, agrupando nuevas fuerzas, dando mayor eficacia a las ya existentes… El proceso no se va a desarrollar sólo en la mesa negociadora. La reivindicación y la presión popular tienen una función decisiva», replican.

«ETA NUNCA SERA UNA AMENAZA»

En otro punto de la entrevista, la banda llega a decir que «nunca será una amenaza para ese proceso». «Nunca lo ha sido. ETA tiene su opinión y hace sus reflexiones. Eso es lo que estamos haciendo. Pero ETA no estará sentada en la mesa de la negociación política. La que represente en esa mesa a la izquierda abertzale en su conjunto será la unidad popular, principal referencia política de la izquierda abertzale», explica.

Sobre el papel desempeñado por el líder del PP, Mariano Rajoy, tras el comunicado de cese definitivo de la violencia del pasado 20 de octubre ETA dice que «es verdad que su reacción rompe con el discurso negativo, agresivo y sin sentido de hasta ahora». «Ante esta coyuntura histórica, quien tiene muchas posibilidades de ser presidente de España debe actuar con responsabilidad, y es de suponer que Rajoy lo ha entendido así».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído