El Palacio de San Telmo tiene puertas camufladas en las paredes, dependencias a las que para acceder hay que recorrer enormes pasillos que parece que no llegan a ninguna parte y, además, una cámara acorazada

El Gobierno andaluz descubre una misteriosa cámara acorazada, construida en secreto por los socialistas en el Palacio de San Telmo

El Gobierno andaluz descubre una misteriosa cámara acorazada, construida en secreto por los socialistas en el Palacio de San Telmo
El Gobierno andaluz descubre una misteriosa cámara acorazada, construida en secreto por los socialistas en el Palacio de San Telmo RS

La cámara acorazada acaba de ser descubierta por el Gobierno andaluz ya que está situada en unas dependencias auxiliares que se utilizan para guardar enseres de limpieza y de servicio.

Exactamente se encuentra en el edificio de nueva construcción —no estaba en el palacio original— ubicado en los jardines junto al acceso de los vehículos por el Paseo de Colón y está oculta tras lo que parece una puerta ordinaria y sin más pretensiones.

Similar a otras que hay en las mismas dependencias. El Gobierno andaluz ha descubierto que en un edificio auxiliar hay una habitación cerrada, blindada, que cuenta con extraordinarias medidas de seguridad para su apertura como la huella digital y un lector del iris.

Sin embargo, a la derecha de esa puerta hay dos dispositivos, un lector de huella digital y otro lector de iris que es necesario traspasar para poder abrirla.

Dispositivos que no se aprecian tampoco a simple vista sino que están bajo una tapa que los reserva. Según ha podido saber ABC, sólo una persona que trabaja en el Palacio de San Telmo está acreditada ante estos dispositivos para acceder a la cámara acorazada lo que ha hecho a petición de los actuales responsables del Gobierno andaluz.

Una vez que han abierto esta cámara, se han encontrado sólo con actas del Consejo de Gobierno, un descubrimiento que ha sorprendido ya que se trata de documentos que son públicos y de los que hay constancia en el BOJA por lo que no se comprende muy bien por qué están custodiados en esta dependencia con tanta seguridad. No hay otro tipo de documentos.

Hay otro dato revelador. La cámara acorazada sólo puede abrirla una persona que trabaja en el Palacio de San Telmo, o esa es la información de la que se dispone por el momento.

Este descubrimiento ha sorprendido al Gobierno andaluz que trabaja con la hipótesis de que haya custodiado otros documentos más importantes que ya no se encuentren allí. No saben ni qué tipo de documentación, ni cuándo ha podido cambiar de sitio ni siquiera si se ha guardado en otras dependencias de la Junta. También barajan que la documentación haya podido ser destruida.

Pero no ha sido el único descubrimiento de esta semana porque ayer mismo la Consejería de Hacienda tuvo conocimiento de que hay una caja fuerte en sus dependencias, lo que resulta comprensible ya que se trata del departamento de la Junta que gestiona los ingresos de la administración.

Sin embargo, la caja fuerte de Hacienda permanece, por el momento, cerrada ya que los actuales titulares de esta consejería no tienen la llave para abrirla ni tampoco saben qué persona puede guardarla.

Cajas ocultas
La existencia de archivadores de seguridad —como los que desveló el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, llamándolos «cajas fuertes» y que se encontraban en el sótano de la Agencia IDEA— o de armarios con acceso limitado es habitual en todas las administraciones para custodiar documentación que no puede extraviarse o para guardar dinero líquido en el caso de que lo haya.

Pero resulta sorprendente que las diferentes dependencias de la Junta tengan este tipo de armarios, cajas fuertes o una cámara acorazada, que permanecían ocultos y de las que no se ha informado a los nuevos responsables del Gobierno andaluz. Lo razonable en el traspaso de poderes en el mes de enero de 2019 habría sido informar de la existencia de las mismas y proporcionar los medios para poder abrirlas y acceder a ellas.

Con estos antecedentes, Presidencia ha dado orden a todos los viceconsejeros de la Junta —que son los responsables legales de la seguridad, el personal y todos los servicios de las consejerías— de buscar en todos los edificios para detectar la existencia de más archivadores de seguridad o cajas fuertes. Una tarea que están llevando a cabo con resultados que todavía se desconocen.

Por cierto que desde la consejería que dirigen Elías Bendodo y Antonio Sanz se están analizando los documentos que se encontraron en los archivadores de seguridad de la Agencia IDEA y donde estaban guardados todos los expedientes relacionados con las ayudas a la empresa Cárnicas Molina, en lo que se considera el origen del sistema ERE, según recoge Stella Benot en ABC y comparte Manuel Trujillo para Periodista Digital.

Según ha podido saber ABC, en dichos archivadores —guardados en carpetas de cartón del tipo AZ— se encuentran más convenios privados firmados entre el consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías y varias empresas y que son similares al que firmó para Cárnicas Molina.

También hay información sobre el expediente de esta empresa jienense que va a volver a sentar en el banquillo a Manuel Chaves y Gaspar Zarrías por un préstamo de 5,8 millones de euros.

Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído