Sanidad ignoró por completo al Instituto de Comercio Exterior pese a su estratégica implantación en China

El Gobierno socialcomunista es una gran ‘chapucIlla’: ¿Cómo va a salir bien un negocio con un intermediario llamado Ruining?

Los 'avispados' del Ejecutivo de Sánchez se han dejado un pastizal en tests y mascarillas inservibles

El Gobierno socialcomunista es una gran 'chapucIlla': ¿Cómo va a salir bien un negocio con un intermediario llamado Ruining?

Ni Andrés Pajares y Fernando Esteso lo hubiesen podido hacer peor…y al menos nos hubiésemos echado unas risas.

El Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez sigue siendo un crisol de la astracanada, de la chapuza continua o, más bien, de la ‘chapucIlla‘ viendo diariamente a un ministro de Sanidad que no sabe por dónde camina y cuya gestión no es discutible. Es directamente una ruina suprema.

Tal y como desvela este 24 de abril de 2020 el diario ABC, parece de auténtica coña marinera los nombres de algunos de los intermediarios con los que el Ministerio de Sanidad ha tratado directamente para la compra de material sanitario.

FCS Select Products, HongKong Travis Asia o el más desopilante de todos, Hangzhou Ruining Trading, un fiel reflejo de lo que ha pasado después al verse el Gobierno con test sin calidad suficiente y mascarillas también defectuosas.

Lo más sangrante del caso es que las licitaciones de emergencia con empresas intermediarias se cerraron sin contar con sus expertos en comercio internacional del Instituto de Comercio Exterior (ICEX).

Y eso que esta institución está plenamente asentada en China con delegaciones en Cantón, Shanghái, Pekín y Hong Kong.

Sin embargo, los ‘avispados’ del Ministerio de Salvador Illa decidieron descartar la amplia experiencia del personal del ICEX y únicamene se ha recurrido al mismo para que le identificasen a fabricantes locales, previamente avalado por el comunista Gobierno de China.

Por ello, el ICEX asevera que se desentiende por completo de los contratos suscritos por el Ministerio de Sanidad con esos intermediarios. Aseguran que ellos no han recomendado a dichas empresas

Por supuesto, desde el departamento de Illa se ha querido tapar el millonario despropósito alegando que:

Desde el inicio, el Ministerio se puso en contacto con todos los posibles proveedores nacionales, atendió las ofertas que llegaron al departamento y se activaron las gestiones para la compra de material sanitario en el extranjero, tanto a través de intermediarios españoles, como a través de las oficinas consulares, la Embajada de España en China, la Oficina de Comercio Exterior o el propio listado oficial de empresas proporcionado por el Gobierno chino.

NEGOCIOS MILLONARIOS…Y RUINOSOS

Pero por mucho que se parapete Sanidad en esas excusas paupérrimas y de mal pagador, la vedad de los hechos es que se compraron a precio de oro 650.000 test rápidos inservibles a Interpharma e hizo lo propio con 2,1 millones de mascarillas defectuosas de Hangzhou Ruining Trading, al que ha otorgado tres licitaciones por un importe de 116 millones de euros.

La empresa que ha obtenido el contrato más jugoso es FCS Select Products, por 263 millones de euros a cambio de 508 millones de mascarillas, 10 millones de guantes y 150.000 gafas de protección.

Una compañía que figura bajo el epígrafe de intermediaria de comercio en la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE), sin especificar productos concretos. Lo cierto es que esta empresa, según fuentes cercanas a la sociedad, sí que se dedica a labores de exportación –lleva ocho años operando en China–, pero no cuenta con experiencia en material sanitario. Y a todo ello se suma que uno de sus administradores solidarios fue condenado por un delito de estafa agravada tras llegar a un pacto con la Fiscalía en 2016.

Lo peor es que el Gobierno de Sánchez ha ninguneado a empresarios españoles fiables que denuncian la inoperancia de mismo:

Entrar en las redes del Gobierno y obtener respuesta no ha sido fácil en estos tiempos de pandemia. La respuesta del Ministerio siempre era la misma: «Rellene el formulario». Este trámite, después, quedaba sin contestación.

Al final esos empresarios, viendo que el Ejecutivo les ignoraba por completo, apostaron por recurrir a grandes sociedades para vender sus productos sanitarios o directamente a colocarlos en el exterior.

Un intermediario español con décadas de experiencia en China, que prefiere mantenerse en el anonimato, dice haber movido ya más de 60 toneladas de material sanitario, fundamentalmente mascarillas, con destino a Portugal y otros países del entorno, así como a empresas del Ibex 35.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído