Casa Real mantendrá el protagonismo institucional del histórico homenaje

Felipe González toma una dura decisión que ridiculizará a Sánchez en el homenaje de Estado a las víctimas del COVID-19

El presidente del PSOE sufre un nuevo ‘varapalo’ en el acto que anunció con bombos y platillos, pero donde siquiera tendrá turno de palabra

Felipe González toma una dura decisión que ridiculizará a Sánchez en el homenaje de Estado a las víctimas del COVID-19
Felipe González y Pedro Sánchez

Pedro Sánchez vuelve a quedar ridiculizado a pocas horas del homenaje de Estado a las víctimas del COVID-19.

El expresidente del Gobierno, Felipe González, rechazó la invitación del presidente para acudir al acto que tendrá lugar en el Patio de la Armería del Palacio Real en Madrid.

Se trata de una dura decisión para el exlíder de los socialistas. González no podrá mostrar su respecto a las familias afectadas por el coronavirus, pero su ausencia se interpreta como un rechazo directo a la gestión de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante la pandemia.

Para justificar su ausencia, se limitó a alegar “problemas de agendas”. Sin embargo, ya son públicamente conocidas sus diferencias con Pedro Sánchez que, con el nuevo plantón, se profundizan.

La ausencia del exlíder socialista no es el único ridículo que está protagonizando Sánchez.

Sin voz

El presidente quedó ‘degradado’ en el acto institucional por Felipe VI. Tras despreciar a las víctimas del COVID-19 con su ausencia en la misa-funeral, el líder del PSOE ocupará un lugar de segundo nivel durante el homenaje de Estado.

El Rey será el único que dará un discurso en calidad de jefe del Estado, mientras que el presidente del PSOE deberá permanecer en silencio, junto al resto de los representantes de su Gobierno.

Según el protocolo previsto para el homenaje, las palabras del Rey Felipe VI solo estarán acompañadas por las intervenciones de representantes de las víctimas del COVID-19 y de los profesionales sanitarios que lucharon, en primera línea, contra la pandemia.

La decisión supone un duro golpe para el Gobierno del PSOE-Podemos, que anunció con bombos y platillos la celebración del el homenaje de Estado como ‘compensación’ por sus ofensas y plantones a las víctimas del coronavirus.

Es importante recordar que, además de la ausencia de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en la misa-funeral, desde el PSOE también se ordenó a sus alcaldes evitar los signos de luto o duelo durante el estado de alarma. Entre otros desprecios a los fallecidos.

Casa Real, que destacó por su acercamiento a las víctimas durante el funeral realizado en la Catedral de La Almudena, ahora vuelve a dejar a su sombra tanto a Pedro Sánchez, como a la plana mayor del Gobierno.

Chiquilladas socialistas

Pedro Sánchez buscó ‘vengarse’ de Casa Real a través de una chiquillada protocolar en las invitaciones.

Desde el Gobierno se saltó el protocolo oficial para que, en la invitación para el homenaje de Estado a las víctimas del COVID-19, tuviese prioridad la figura de Pedro Sánchez y dejar en un segundo plano a Felipe VI.

En las invitaciones, según desveló ‘Vozpópuli’, se alteran los protocolos establecidos en la representación del Estado, ya que lo habitual es que invite el monarca y «en su nombre el presidente del Gobierno».

El ejemplo más claro, según los expertos entrevistados por ‘Vozpópuli’, es el día de la Fiesta Nacional del 12 de octubre.  El desfile militar es organizado por el Gobierno, pero invita Felipe VI.

Sin embargo, desde el Gobierno del PSOE-Podemos se buscó dotar de un protagonismo a Pedro Sánchez que, en realidad, carecerá en el homenaje de Estado.

Un gran acto

Moncloa, que mandó 500 invitaciones, cuenta más de 400 confirmaciones, entre ellas la de la Familia Real, que presidirá el acto flanqueada por los dos representantes de la sociedad civil que intervendrán.

En ese primer círculo se situará el presidente del Gobierno, las presidentas del Congreso y el Senado, el presidente del Parlamento Europeo, el del Consejo Europeo y la Comisión Europea, los secretarios generales de la OTAN y la Organización Mundial del Turismo y el Director General de la Organización Mundial de la Salud.

Además de todos los ministros y los expresidentes del Gobierno de España, a excepción de González.

En la ceremonia intervendrán un hombre de Madrid que perdió a su hermano periodista, en representación de los fallecidos, y una profesional sanitaria de la Valle de Hebrón. El jefe del Estado, el rey Felipe VI, será el encargado de cerrar el acto con su intervención junto al himno nacional.

Sánchez, en silencio, verá avanzar un acto donde los protagonistas serán las víctimas de una pandemia, agravada por su nefasta gestión sanitaria.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Lo más leído