José Cavero – Zapatero quiere la opinión de todos


MADRID, 11 (OTR/PRESS)

De todos los que cuentan o pintan algo, claro está: Los cuatro grandes de la banca y de las cajas, los agentes sociales de sindicatos y patronales, el primer dirigente de la Oposición… Todos están desfilando por la Moncloa para hacerle llegar al jefe del gobierno las ideas que les gustaría que llevara a la cumbre del G-20 de Washington, dentro de unos pocos días. El jefe del gobierno se ha visto en la obligación de interrumpir estos contactos para prestar atención a los familiares de las dos víctimas mortales del atentado que un suicida causó en Afganistán a las tropas españolas. Pero, hecha esa pausa, y la correspondiente al debate sobre si España ampliará o no su contingente de tropas en aquel país, Zapatero ha regresado para completar sus consultas y las propuestas «de todos». Parece que hay bastante coincidencia en algunas materias, sobre las que se llevan a la Moncloa: Los dirigentes sindicales y Rajoy han coincidido, curiosamente, en la necesidad de potenciar y valorar el trabajo frente a la especulación, o la economía productiva frente a la economía especulativa… El principal dirigente de la Oposición no ha dudado en explicar a la opinión pública lo que diría al presidente unas cuentas horas más tarde: «La austeridad frente al aventurerismo», reclama Rajoy, junto con la vuelta a los valores. «No se deben dar créditos ilimitados sobre recursos propios escasos», ha reclamado también Rajoy, posiblemente en relación con las historias de apalancamiento bancario excesivo que han lastrado a la mayor parte de los bancos españoles, en esta hora, y durante el boom inmobiliario…

Finalmente, parece que será Jesús Caldera quien elabore el documento final de las conclusiones que Zapatero defenderá en la cumbre del sábado que viene. Naturalmente, se atribuye a esa cumbre de los países más ricos y de las economías con más futuro la posibilidad de que tenga la virtud de sacarnos de la crisis, nada menos, algo que a todas luces parece increíble. Pero sí pudiera suponer un primer paso para enderezar unas finanzas mundiales que llevan ya un tiempo largo en crisis profunda y costosísima. Sobre todo, en caídas del crecimiento y del empleo, en nuestro país como en Estados Unidos, entre otros. Un mayor control en el sistema financiero internacional es lo que todos reclaman a esa cumbre, incluidos los banqueros «tradicionales» frente a los banqueros de inversión, que han sido algunas de las primeras víctimas de esta crisis. Los banqueros han sido los primeros en hacer esa reclamación: Más control del sistema financiero y menos competencia desleal.

En esos sucesivos encuentros que mantiene Zapatero con sus invitados a la Moncloa, hay dos puntos imprescindibles, por parte de Zapatero: El agradecimiento por la felicitación de que España, finalmente, haya sido invitada a esta reunión clave, y las razones que Zapatero ofrece y expone sobre la necesidad de que, en efecto, España esté presente en Washington el sábado y en los días que pudieran continuar esta primera reunión en la capital americana. Parece que el nivel de satisfacción de Zapatero es alto, muy alto, y compensa las bromas que llegó a originar su tozudez de pedir por todo el mundo que se reconociera el derecho de España a ser invitada a la reunión de Washington…

José Cavero.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído