Carmen Tomás – Cambio de modelo.


MADRID, 17 (OTR/PRESS)

Recuerdo la beligerancia con la que los socialistas le decían a los populares en el gobierno que había que cambiar el modelo de crecimiento económico de España. Su convencimiento era tal que llevaban este asunto en el programa electoral de 2004. Hoy, cinco años después de ganar el gobierno, Zapatero no ha tomado ni una sola medida dirigida a ese cambio de modelo.

Parece que, literalmente acorralados por los acontecimientos, los socialistas se han puesto de acuerdo para vendernos de nuevo esa necesidad. Sin embargo, de momento siguen siendo únicamente palabras. Hay que recordar que Zapatero vendió que se iba a convocar una mesa de diálogo que tratase las medidas estructurales a tomar para que ese cambio se produjera. Y nunca más se supo.

En las últimas horas, economistas de muy distinta procedencia han advertido al gobierno de la gravísima crisis que vive España y la posible duración de la misma. Obviamente todos aconsejan acometer reformas estructurales que hagan de nuestro país una economía más moderna y más flexible. Las pautas están ahí. No hay que inventar nada. Hay que reformar el mercado de trabajo, el sistema educativo, reducir la dependencia energética y adecuar los salarios a los precios, ambas magnitudes deben bajar acorde con el empobrecimiento general y sobre todo para ganar competitividad frente a nuestros socios y competidores. El discurso del Nobel Krugman ha puesto bastantes cosas encima de la mesa, aunque parece que Zapatero no se ha enterado. Y no creo que sea por la traducción. El caso es que a los grandes males que nos esperan si seguimos en la pasividad y la improvisación, el presidente le endiñó al Nobel el «Plan E» sin ruborizarse y nos dijo que España es poco menos que una potencia en tecnología e innovación y que eso nos hace ser más fuertes que otros.

Zapatero o sigue sin enterarse de qué va la cosa o no escucha o no le interesa o prefiere continuar instalado en la gran mentira que nos viene propinando desde el otoño de 2007. El presidente, todo su gobierno y todos sus asesores. Desde el «solvente» Solbes al profesor Sebastián nadie en este gobierno es capaz de atender a los que más saben y no hablo solo de Krugman. Si no se ponen remedios, nos podemos meter una crisis de años al estilo de Italia o Japón. Sólo nos salvaremos y habrá que ver en qué condiciones si el mundo se pone a crecer. Venderemos productos, pero seguiremos siendo un país de tercera y al albur de cualquier vendaval.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído