José Cavero – No se avanza en financiación.


MADRID, 30 (OTR/PRESS)

Por lo menos eso es lo que declaró ayer en Canarias el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que cada día se da un nuevo paso hacia el acuerdo de financiación autonómica, que el propio presidente se comprometió a tener listo para su correspondiente aprobación por el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Pese a las declaraciones del presidente, se asegura hoy en crónicas desde Las Palmas que el viaje de Zapatero apenas sirvió para maquillar los recelos que produce el nuevo modelo de financiación autonómica, y prefiere subrayar lo que también hizo Zapatero: que no podemos decir que estamos al final del trayecto… Y que el optimismo ha vuelto a dar un par de pasos atrás para dar sitio a la cautela, lo que permite suponer que volverá a hacer un nuevo retraso en este debate interminable…

En efecto, fuentes de la dirección socialista han admitido que, tal y como van las conversaciones, es muy probable que no se esté en condiciones de convocar ese Consejo de Política Fiscal y Financiera antes del 15 de julio, la fecha que dio el propio Zapatero para formalizar el acuerdo. Es sabido que tanto el vicepresidente Chaves, como la vicepresidenta Salgado están haciendo gestiones con las autoridades catalanas, con las autoridades andaluzas, con las gallegas…, para terminar de elaborar ese «sudoku» de muy difícil cierre a satisfacción de todos. Pero aún no hay fechas, tampoco, para la última fase de esa negociación, que viene acumulando retrasos desde agosto de 2008, plazo establecido por el Estatuto catalán para cerrar el nuevo sistema.

En esas consultas y negociaciones, hoy es el día en que deben entrevistarse el vicepresidente Chaves y el presidente gallego Núñez Feijoo, en vísperas de que este último se entreviste, en Madrid, con Elena Salgado. Chaves atiende las reivindicaciones de Galicia, comunidad que intenta crear un frente opositor con Castilla y León. La posición del presidente gallego, desde la toma de posesión de su cargo, tras las elecciones del primero de marzo, ha venido complicando un poco más las cosas. Pretende que Galicia siga recibiendo el siete por ciento del total de los fondos destinados a esa finalidad, posición que choca con la que defienden los catalanes.

Mientras cada residente en Cataluña percibe 2.675 euros per cápita (2.235, dice la prensa catalana), los gallegos han estado percibiendo 2.932 euros por habitante, algo parecido a lo que sucede con los extremeños, también beneficiados en los anteriores repartos, con tres mil euros «per cápita»… La Generalitat exige que el nuevo sistema coloque a Cataluña por encima de la media y eso sólo se podrá hacer con la rebaja que pudieran sufrir otras comunidades. Ajustar esas cifras a criterios globalmente válidos está resultando mucho más difícil de lo que pudo pensarse. Cuando se complace a los catalanes, se sienten agredidos los andaluces, los gallegos o los extremeños.

Ayer mismo, el presidente extremeño, Fernández Vara, anunció que Extremadura no aceptará un cambio de modelo que le haga perder la financiación recibida en estos últimos años, y que no aceptará un sistema en el que la solidaridad con las regiones con menor renta siga siendo la clave del modelo. Y por si fuera poco, aparecen nuevos criterios: no basta el número de habitantes de cada comunidad, hay que «valorar» también el envejecimiento, la demografía… Asegura hoy El Periódico de Cataluña que Andalucía ha logrado colar en la financiación el criterio de la población escolar, lo que favorece a la junta andaluza muy por encima del resto de CCAA.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído