Victoria Lafora – Voces en los partidos


MADRID, 19 (OTR/PRESS)

De momento son eso, voces de militantes, algunos ilustres, pero que no quieren figurar. Sólo reflexionan en voz alta sobre la conveniencia de ir pensando en un relevo en el número uno de la candidatura del PSOE si, llegado el momento, las encuestas siguen siendo desfavorables.

Del «run run» tampoco se libran en el Partido Popular. Los dirigentes de Madrid, siempre díscolos, recalcan el poco provecho que la dirección nacional esta sacando al tremendo desgaste que la recesión ha provocado al Gobierno. Sutilmente recuerdan que su partido necesita ganar por mayoría dado que, con Cataluña en contra y más si la sentencia del Constitucional les favorece, Rajoy podría no ser «el hombre». Es la vieja batalla que nunca han dado por perdida. Recuerdan que en 2011 se va a celebrar un nuevo congreso del partido, que no será en Valencia por razones obvias dado el deterioro de la imagen de Camps (que por cierto, flotaba como una fantasma en la última reunión de Presidentes autonómicos con Zapatero), y que para entonces la imagen de Rato puede haber ganado tanto prestigio como popularidad. El suficiente como para disputarle el liderazgo a Rajoy.

De momento, ahora mismo, ya hay peticiones para recuperar mas espacio de centro y por tanto más votantes que abandonan al Gobierno. El primer síntoma fue el cambio de portavoz en el pleno sobre la despenalización del aborto: Santiago Cervera, en lugar de Sandra Moneo, los dos en contra pero con muy distinto tono. Hay también dirigentes que están pidiéndole a Rajoy que aparte a Cospedal de las comparecencias ante los periodistas y deje a Esteban González Pons como único portavoz. Salvo esporádicos «arrebatos» el valenciano sabe medir lo que dice y es amable en la expresión.

Volviendo al PSOE, el relevo se plantea difícil. La que parecía sucesora natural, Carme Chacón, ha perdido muchos puntos con sucesivas meteduras de pata y precipitaciones en dar noticias sobre regreso de tropas o el secuestro del Alakrana, que le han hecho perder puntos hasta casi el descarte. Tanto Trinidad Jiménez como José Blanco, ambos reivindicados en su gestión ministerial al frente de sanidad y Fomento respectivamente, no parecen capaces de enfrentase al PP como cabezas de cartel. Así que, si Zapatero como algunos temen, decide que ante la posibilidad real de una derrota, no volver a presentarse, los socialistas deberían ir preparando ya una alternativa creíble, porque si los populares ganan en 2012 podrían enfrentarse a otra travesía del desierto como en los años de José María Aznar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído