Fermín Bocos – El fútbol como religión.


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Con más circo que pan, pero seguimos en Roma, en la Roma del «panem et circenses». Antaño fueron los combates de gladiadores, ogaño el fútbol. Hay cinco millones de personas en el paro -más de un millón no reciben ya ni un euro de ayuda-, pero de eso ya no se habla en las tertulias. Ahora lo que buena parte del personal se lleva a la boca son comentarios acerca del derby; del partido que disputarán el Real Madrid y el Barça. Todo es fútbol. Hasta extremos de empacho. El mismo día que en Bruselas se decide acerca del futuro política y económico de Europa y, por lo tanto, de España -la cosa oscila entre la cesión de soberanía fiscal o la desaparición del euro-, hay cadenas de radio que encabezan sus boletines con el verdadero notición de la jornada: «Mourinho no asistirá a una rueda de prensa anunciada para antes del encuentro, enviará a un sustituto». ¡Que paren las rotativas! ¡Qué notición! Hacía mucho tiempo que la entronización de lo banal se había convertido en uno de los rasgos más acusados de nuestra época, lo que no habíamos previsto es que esta patología social fuera a más. En el caso del fútbol, hasta tornarse poco menos que en religión y, de paso, en idolatría. La combinación de este fenómeno con la crisis económica (con más que probable recesión), más un índice de paro superior al 20 por ciento (más de la mitad de los parados son jóvenes), resulta chocante. En términos de masas mueve más el fútbol que la precariedad laboral o los dramas hipotecarios. El fútbol y su potenciación hasta niveles de paroxismo por la televisión y la radio es un fenómeno digno de estudio. De estudio y de preocupación, si lo analizamos desde el punto de vista de la salud y prioridades de la sociedad española.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

COMIDA SANA

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído