Mabel Redondo – Entre Bambalinas – Ortega Cano: «Asumo lo que ha pasado y soy consciente de todo».


MADRID, 9 (OTR/PRESS)

Si José Ortega Cano va o no a la cárcel está por ver. De momento la Fiscalía de Sevilla ha pedido cuatro años de prisión por un delito de homicidio imprudente, por conducción temeraria y por conducir bajo los efectos del alcohol, y seis años de retirada del carné de conducir por el accidente que, el pasado mes de mayo, le costó la vida a Carlos Parra.

La noticia no le ha pillado desprevenido al torero, es de suponer que se está preparando psicológicamente para la que se le viene encima. José está mentalizado y sabe que tendrá que asumir la pena y la correspondiente multa que dictamine el juez.

Lidiar con su recuperación física es otra cosa que también le está afectando al estado de ánimo, este macropuente lo ha pasado en Hierbabuena «muy tranquilo». Ortega está muy desanimado y verdaderamente triste, así lo pude constatar cuando le llamé para preguntarle cómo había procesado lo que le pide la Fiscalía.

Lejos de no responder a la llamada, contestó a mi pregunta de forma tranquila y muy pausada: «No puedo decir nada con respecto a lo que dice la Fiscalía, son mis abogados quienes se encargan absolutamente de todo esto».

Cuando le insistí en que me diese al menos alguna impresión, José me respondió: «No es que yo me mantenga al margen, porque asumo lo que ha pasado, soy consciente de todo, pero no puedo opinar, es eso lo que quiero decir».

José Ortega Cano no va a evadir su supuesta culpabilidad, dentro de unos días se cumplirán siete meses del accidente y los datos de la investigación han ido saliendo a la luz casi con cuentagotas, datos que objetivamente no dejan en buen lugar al torero por lo que su defensa no es del todo fácil. Según el fiscal, Ortega circulaba «en ese momento a 125km/h en una vía donde la velocidad está limitada a 90 kilómetros y tenía una tasa de alcohol en sangre de 1,26 gramos por litro».

La indemnización económica es otro frente que tendrá que asumir el diestro, de momento la Fiscalía le pide 170.000 euros para los familiares del fallecido. Por otra parte y según han manifestado los abogados de la familia de Carlos Parra, ellos están de acuerdo con lo que solicita la Fiscalía. No obstante, aún queda mucho por escribir a falta de que se celebre el juicio y ver lo que finalmente dictamina el juez.

A punto estamos de despedir el año y ¿quién le iba a decir a Ortega que terminaría así el 2011? El torero vive ahora prácticamente enclaustrado en su finca de Hierbabuena, esas paredes que le han cobijado en momentos tan felices de su vida como fue su matrimonio con Rocío Jurado, le albergan ahora en el dolor físico y emocional que está atravesando y del que le costará un tiempo superarlo. Ortega casi nunca sale de casa, tan sólo para visitar a su médico, el fisioterapeuta que le ayuda en su rehabilitación se desplaza a Hierbabuena para evitar que el torero salga. Las alarmas resuenan en la familia de Ortega cuando, de vez en cuando, al torero le sube la fiebre y no encuentran respuesta por parte de los especialistas, nadie sabe «por qué», sólo que son periódicas, eso y la brutal pérdida de peso que ha tenido en los últimos meses les preocupa enormemente.

El torero también responde sin tapujos cuando se le pregunta por ese «supuesto enfrentamiento con sus cuñados» y asegura que es absolutamente mentira que esté enfadado con Amador Mohedano y con Rosa Benito.

Al margen de estos «dimes y diretes familiares», ahora lo más importante es la pronta recuperación de Ortega Cano y que la familia del fallecido encuentre la paz y la serenidad que se merecen, es de suponer que la tendrán cuando todo esto termine, aunque ellos nunca olvidarán lo injusta que fue la muerte de Carlos Parra.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído