Entre Andorra y Gibraltar El estado y otros dinosaurios

Miguel Higueras.-
Si los antiguos se hubieran gastado en evitar su extinción la mitad de lo que cuesta prolongar la agonía del Estado del Bienestar, habría en el mundo más dinosaurios que enchufados políticos.
Ya no quedan dinosaurios más que en el cine, mientras que a los pesebres de los partidos políticos acuden cada vez más comensales.
Uno de los misterios sin resolver es por qué desaparecieron los dinosaurios, que algunos achacan al aumento de carbono y la disminución de oxígeno en la atmósfera por el choque de un meteorito, y otros a una alteración de la fuerza de gravedad del planeta.
La causa de que murieran animales tan decorativos fue el inoportuno momento en que el fenómeno fatal ocurrió: antes de que se inventara el Estado como herramienta para evitar lo inevitable.
Fue mala suerte que los humanos contemporáneos del meteorito no hubieran tenido la precaución de inventar el estado, primera fase del estado del bienestar.
Como eran tan torpes, los humanos del tiempo de los dinosaurios tenían que trabajar para comer porque todavía no les habían asegurado el derecho de todos, trabajen o no, a la alimentación, la salud, la educación y la vivienda.
El estado de bienestar fue un logro gradual : empezó cuando un antiguo menos tonto que sus coetáneos inventó una amenaza que requería sacrificios de todos los supuestos amenazados para hacerle frente.
Desde entonces, y en vista de lo rentable que resultó a los organizadores de la fuerza disuasoria el invento de la amenaza, la humanidad siempre ha vivido bajo algún peligro, que un estado cada vez más entrometido cobra por evitar.
Si los antiguos no hubieran asumido la desaparición de los dinosaurios porque el cambio ambiental impedía su supervivencia, se hubieran arruinado para mantenerlos vivos.
Es lo que están haciendo ahora los humanos modernos:
Se gastan un dineral en mantener a duras penas en libertad protegida a los linces ibéricos, condenados a desaparecer desde que la mixomatosis acabó con el noventa por ciento de la población de conejos y la agricultura los privó del monte bajo en que se escondían.
Los modernos han inventado el estado del bieinestar, que se basa en que cada vez más paniaguados políticos se repartan con un creciente número de beneficiados lo que arrancan a un número cada vez menor de contribuyentes.
Los bancos que requieran para sobrevivir ayudas ocho veces superiores a las del su valor en bolsa o el propio Estado, que gasta anualmente el diez por ciento más de lo que obtiene arruinando con impuestos a los contribuyentes, son tan anacrónicos como dinosaurios del Jurásico todavía con vida en el cuaternario.
La desaparición del estado del bienestar, de los bancos ruinosos y de los linces ibéricos sería, como la de los dinosaurios hace 65 millones de años, un síntoma saludable de la constante evolución, garantía de supervivencia del planeta y de sus habitantes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Miguel Higueras

Miguel Higueras, después de 30 años de informar sin opinar, al periodista Miguel Higueras le ha llegado la hora de la revancha: la de opinar sin informar.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído