Escaño Cero – «Un paso atrás»


MADRID, 28 (OTR/PRESS)

Las últimas detenciones en la Comunidad Valenciana de dirigentes del PP a causa de la corrupción suponen un escollo más para el entendimiento entre los populares y el resto de los partidos. Y por más que Mariano Rajoy haga como que lo que sucede en Valencia nada tiene que ver con él lo cierto es que él es presidente del PP, amen de Presidente de Gobierno y cuanto menos tiene una responsabilidad política.
Así que al día de hoy Mariano Rajoy es hoy un problema y no una solución a los problemas de España.
Los ciudadanos han castigado con dureza al PP en las urnas a pesar de que este partido haya sido el más votado y el que más escaños ha obtenido. Pero aún así ha sufrido una derrota sin paliativos.
En el PP hasta ahora no querían ni oír hablar de la «retirada» de Rajoy y al menos oficialmente le defienden con uñas y dientes. Alegan que nadie desde fuera les puede decir quién tiene que liderar su partido. Pero lo quieran o no se lo han dicho los ciudadanos y además en los últimos días, sobre todo a raíz de las detenciones de cargos populares en Valencia, ya empiezan a dejarse oír voces que admiten que es una opción que Rajoy pueda decidir en el último momento dejar vía libre si eso facilitara la gobernabilidad de España.
Por más que a los populares les parezca injusto, lo cierto es que Rajoy es a quien los ciudadanos visualizan como el responsable de su sufrimiento durante los últimos cuatro años a consecuencia de las políticas puestas en marcha por él y su gobierno. Y también le señalan como el responsable de un partido que esta bajo sospecha de que la corrupción en sus filas es generalizada.
Su falta de empatía con quienes sufrían los embites de la crisis, hacen de él un político que concita una enorme antipatía y rechazo. Es verdad que esa falta de empatía con quienes han padecido la crisis no es solo reprochable a Rajoy sino a todos los dirigentes del Partido Popular pero al final el es máximo responsable, quién ha ostentado el bastón de mando.
En los últimos meses los ciudadanos empezamos a visualizar a una nueva generación de dirigentes en el PP que pueden encarar el futuro sin las hipotecas y los errores cometidos por sus mayores en el pasado reciente. Son dirigentes cuyo perfil no provoca la animadversión que provoca Rajoy, Cospedal, etc. De manera que si el PP quiere salvarse a sí mismo además de contribuir a la gobernabilidad de España, debe de reinventarse y para eso es necesario que Rajoy y algunos de sus escuderos den un paso atrás.
Los años de la crisis han dejado a miles de familias en la cuneta. Las medidas adoptadas por el Gobierno de Mariano Rajoy han afectado sobre todo a quienes menos tenían, a los más vulnerables de la sociedad. Mientras miles de personas apenas sabían como sobrevivir todos los días nos desayunábamos con algún escándalo de corrupción cuyos principales protagonistas eran del Partido Popular, lo que ha aumentado la indignación ciudadana que se ha plasmado en el resultado electoral.
Mariano Rajoy debería de rendir un servicio a nuestro país y de paso a su partido dejando la primera línea, dando un paso atrás.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído