Manuel del Rosal: «Íñigo (manos blanditas) Errejón hace su propuesta estrella si llega al gobierno – ¡Semana laboral de cuatro días! -«

Manuel del Rosal: "Íñigo (manos blanditas) Errejón hace su propuesta estrella si llega al gobierno – ¡Semana laboral de cuatro días! -"

Por otra parte, los malvados con rasgos de estupidez y los incautos con rasgos de estupidez no hacen sino añadir pérdidas a las ya causadas por las personas estúpidas, aumentando de este modo el nefasto poder destructivo de estas últimas.

Todo esto nos sugiere algunas reflexiones sobre los resultados que se dan en las sociedades. Según la Segunda Ley Fundamental de la Estupidez, la fracción de gente estúpida es una constante que no se ve influida por el tiempo, espacio, raza, clase o cualquier otra variante histórica o sociocultural.

En un país en decadencia el porcentaje de individuos estúpidos, no solo se mantiene, sino que aumenta; observándose en los individuos que están en el poder, una alarmante proliferación de malvados con un elevado porcentaje de estupidez y, entre los que no están en el poder, un igualmente alarmante crecimiento del número de incautos estúpidos. Tal cambio en la composición de la población de los que ostentan el poder y de los ciudadanos del común refuerza, inevitablemente, el poder destructivo de los estúpidos, y conduce al país a la ruina.” Carlo María Cipolla en su ensayo “Allegro ma non troppo” sobre la estupidez humana

Acaba de aparecer en el bestiario nacional un nuevo malvado estúpido que se añade a los ya existentes y queostentan el poder. Este nuevo malvado estúpido atiende al nombre de Íñigo (manos blanditas) Errejón y tiene como condición natural no trabajar ni haber trabajado en toda su vida. Este chalan, acaba de presentar su programa electoral al que titula; “Acuerdo verde”. No tiene desperdicio en cuanto a estupideces climatológicas, feministas, de emergencia climática y Constitución, de un PIB basado en la reforma ecológica, de una contabilidad empresarial basada en la biofísica, de feminización del empleo verde, limitar los vuelos peninsulares, prohibir las ofertas del 3X2 en los supermercados y un sinfín de estupideces más imposibles de digerir y de las que ni él mismo sabe que son ni para que son. Pero de su propuesta estrella – “semana laboral de cuatro días” – si que tiene un profundo conocimiento y es un experto en ella. Íñigo (manos blanditas) no ha trabajado en toda su vida ni va a trabajar. No sabe lo que es un trabajo ni la responsabilidad que este conlleva; a lo más que ha llegado es a solicitar aquella beca que resultó ser más falsa que un billete de madera.

Íñigo es un absentista becario que nada tiene ni nada aporta; más vacío que un globo sin aire y con una cara más dura que el cemento. En él se aúnan la maldad y la estupidez, una mezcla letal para arruinar cuanto toque en su solo beneficio. Habla del litio como la solución a la polución desconociendo la tremenda contaminación que ejercerán las baterías y se queda tan fresco. Este vago irredento solo busca un puesto en la administración que le permita vivir del cuento hasta el término de sus días. Para ello lanza una soflama bioecológica, feminista, climática y demás monsergas que remata con la semana laboral de cuatro días porque “se gana en salud” (literal) – solo hay que ver como está él que tiene una semana laboral, no de cuatro, de cero días – A pesar de todo lo dicho, habrá miles de ciudadanos que votarán al señor Errejón y con su voto asegurarán ese puesto que tanto anhela para no trabajar ad eternum. Y eso será así debido a que el número de personas incautas y con tintes de estupidez ha aumentado exponencialmente en los últimos años y con sus votos han elevado al poder a malvados estúpidos. Esa suma de malvados estúpidos en el poder, más ciudadanos estúpidos, más ciudadanos incautos con tintes de estupidez, puede razonablemente llevar, a partir del 10N, a España a la ruina. ¿Qué por qué? Imagínense un gobierno de coalición formado por Pedro (desenterrador) Sánchez, Íñigo (manos blanditas) Errejón y Pablo (marqués de Galapagar) Iglesias. ¿Se lo imaginan? Ya para salir de najas de este país si a estos se tienen que añadir por necesidad de suma de escaños Arnaldo (hombre de paz) Otegui, Gabriel (Impresoras) Rufián y Miguel Ángel (Anchoas) Revilla. Para echar el cierre.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído