Antonio Sánchez-Cervera: «Elecciones 10-N: la izquierda y los separatistas promocionan a VOX»

Antonio Sánchez-Cervera: "Elecciones 10-N: la izquierda y los separatistas promocionan a VOX"

Divide y vencerás, se dice con acertada astucia en los foros de la estrategia política.
Sánchez tiene mucho más calado político que el que le presuponen sus adversarios políticos, por eso, de una u otra forma, éstos últimos, Casado, Rivera e Iglesias, lo quieran o no, bailan a su alrededor. Abascal, será difícil que dance en torno al líder del PSOE.

Cuando Rajoy, con su laxitud, y de un modo muy necio, torpe e irresponsable permitió que Rivera usurpase votos al Partido Popular, estaba fragmentando y dividiendo la derecha política de nuestro país. Luego, cuando le echaron y tuvo que salir por la puerta de atrás, consolidó de manera definitiva a Ciudadanos, puso a los pies de los caballos al PP y terminó anunciando el advenimiento de VOX. Su legado político ha sido terrorífico.

Ciudadanos, que nació ejemplarmente para intentar que las calles de Cataluña no fueran solo de los independentistas, no cumplió su objetivo pues Rivera pretendió muy rápido alcanzar el liderazgo nacional y dejar a Arrimadas para que ella sola hiciera los deberes. Erró Rivera al desviar su camino y permitir, con la victoria pírrica que Cs obtuvo en las elecciones catalanas, que las cosas en Cataluña siguieran como siempre. Aunque la perdiera, hubiera sido el momento de plantear una moción de censura y no la que tardíamente se ha propuesto en 2019. Obviamente, si Rivera esperaba que un huidizo Rajoy le fuera a echar una mano, no conocía la condición del político gallego en profundidad, que, además, sepultó definitivamente al PP en Cataluña. Rivera debiera haber hecho la remontada en Cataluña cuando el poder llamó a su puerta.

Casado va a obtener más votos simplemente por la responsabilidad personal del votante del PP que retorna a esa formación de nuevo abandonando el sendero que había tomado el líder de Ciudadanos. Ahora bien, Casado deber ser muy consciente de que si esos votos vuelven no es realmente por su gestión personal y política que nos parece muy mediocre y hasta excesivamente charlatana, sino porque no se van a VOX por aquello de poder favorecer al PSOE al no estar aún esa nueva formación tan implantada a nivel nacional como sí lo está el Partido Popular.

Finalmente, VOX, con Abascal a la cabeza, es una formación bisoña, cuyo líder crea adeptos dentro de un moderado discurso nacional que respeta nuestra Constitución.
Algunos de sus dirigentes, que no Abascal, quizá por aquello muy judío de que uno ha de hacer de bueno y el otro de malo, pecan en exceso con palabras gruesas de altanería que al ciudadano normal no suelen agradar. Deben corregir su talante y sobre todo no decir en público disparates y mentiras contra el derecho constitucional español actual. Señor Ortega Smith, aunque le fastidie a título personal o no, el PNV es un partido amparado y protegido por nuestra Carta Magna. Precisamente, son estas frívolas afirmaciones sin contenido las que hacen que el votante de derechas deposite, al final, su voto en la urna con la papeleta del PP.

Sánchez y la izquierda y el separatismo en general intentan marginar a VOX como partido a una visceral formación de extrema derecha que verdaderamente no lo es. Por primera vez se denuncia, con voz clara y alta, en nuestro Parlamento a los que de una u otra forma intentan socavar nuestro Estado de Derecho, razón por la cual VOX saldrá muy aupada en las próximas elecciones para no irse nunca jamás. Así pues, no se trata de quién enarbola más banderas sino de los que valiente e inteligentemente descubren a los auténticos enemigos de España. VOX viene para quedarse y ¿por qué no, para gobernar?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído