OPINIÓN / CARLOS IZQUIERDO

25 años de buenas políticas

25 años de buenas políticas

Hace 25 años la Comunidad de Madrid era una región joven, con doce años de vida, que necesitaba de otras políticas para alcanzar su madurez y su desarrollo pues las políticas socialistas basadas en el intervencionismo, el crecimiento cero de Mangada o la falta de ambición hacían de Madrid una región superada por la Barcelona Olímpica o la Sevilla de la Expo.

La buena gestión de Álvarez del Manzano en el ayuntamiento de Madrid y el proyecto ilusionante que Gallardón tenía para la Comunidad llevaron a que el Partido Popular consiguiera su primera mayoría absoluta.

Las dos legislaturas de Gallardón supusieron un punto de inflexión en el desarrollo de la región con la ampliación del metro, Metrosur, el impulso urbanístico o el desarrollo competencial. Fueron años de gran ambición, de gran crecimiento y en los que Madrid creyó por primera vez en sí misma.

Las tres mayorías absolutas de Aguirre supusieron un nuevo impulso. El metro se extendió fuera de la ciudad, se desarrolló una extraordinaria red de carreteras con rádiales y circunvalaciones, se creó una red sanitaria de hospitales y centros de atención primaria, y la educación salió muy fortalecida. Fueron años en los que la libertad y una fiscalidad baja se convirtieron en las señas de identidad de un proyecto que fortaleció Madrid y que la llevó a la madurez definitiva.

Sin mayoría absoluta le tocó gobernar a Cifuentes la salida de la durísima crisis económica de 2008. Consiguió una Comunidad que creció más que ninguna otra, sin dejar a nadie atrás y basando su crecimiento en la creación de empleo y en el fortalecimiento de las políticas sociales. Fueron años en los que las políticas se centraron en la persona y en la mejora del bienestar.

El nuevo Gobierno de Isabel Díaz Ayuso dio un nuevo impulso a las políticas liberales que hicieron de Madrid una región dinámica, atractiva y pujante hasta convertirla en el motor económico de España.

Por eso cuando ahora miramos atrás y vemos como era el Madrid del 95, podemos decir con satisfacción que las políticas del Partido Popular han construido una región más rica, próspera y con más bienestar.

En estos años la Madrid ha pasado de ser la cuarta comunidad en PIB a la región que más produce lo que la ha hecho merecedora de que ser “el motor económico de España”.
Además la relación PIB/habitante se ha incrementado de forma notable pasando a ser una de las regiones más ricas de Europa.
La seguridad jurídica y la fiscalidad baja han permitido que Madrid se haya convertido en el principal polo de inversión extranjera en España lo que ha sido una de las razones que explican su fuerte crecimiento.

Por otro lado, la apuesta por la libertad de empresa, la propiedad privada y el apoyo al emprendimiento han permitido la creación de nuevas empresas y con ellas la creación de empleo siendo esta la mejor política social.

La apuesta por el empleo ha permitido que la tasa de desempleo se sitúe por debajo de la media nacional y que haya una mayor tasa de empleo indefinido, empleo cualificado y un mercado laboral más paritario con menor brecha salarial.

Madrid ha pasado de ser la región donde se situaba la capital de España a ser una región de oportunidades y eso es lo que precisamente ha ido incrementando, año a año, su porcentaje del PIB. Así, mientras otras regiones se encerraban en sí mismas, Madrid se abría al exterior con lo que crecían las exportaciones y la llegada de turistas extranjeros, atraídos por sus ferias y congresos, sus compras, su patrimonio histórico y su cada vez mejor oferta cultural, gastronómica y de ocio.

La libertad de horarios comerciales, y la apuesta por la innovación y los bienes de valor añadido han sido también claves en este desarrollo.

Madrid ha ido modernizando sus infraestructuras viarias con una gran red de carreteras, al tiempo que se dotaba de una de las mejores redes de transporte público.. La T4 en el aeropuerto de Barajas o el impulso de la alta velocidad hacían que Madrid se convirtiera también en uno de los grandes centros de comunicación internacional.

Pero Madrid también ha sabido crecer de forma social y sostenible construyendo hospitales públicos, universidades y centros de postgrado, una de las mejores redes de atención social de toda España y aumentando su espacio protegido hasta superar el 50% de todo el territorio convirtiéndola en la región peninsular con más porcentaje de suelo protegido.
Ahora a Ayuso le toca el mayor de los retos, ya que con una mayoría simple, un Gobierno de coalición, una cámara con más partidos y más tensionada que nunca, y la mayor crisis que ha habido en la Comunidad desde su creación, tiene que ser capaz de seguir creciendo, creando riqueza y bienestar.

Es necesario, por tanto, no abandonar las buenas políticas que se han llevado a cabo en estos 25 años y que no son otras que apostar por la libertad, la seguridad jurídica, la fiscalidad baja, la igualdad de oportunidades, la sostenibilidad, …

Ayuso ya se ha puesto a trabajar en ese futuro con un Plan para la Reactivación tras la crisis del Covid‐19 o con proyectos ilusionantes como Madrid Nuevo Norte.

Sin duda, Madrid tiene futuro.

Carlos Izquierdo es portavoz de Economía en la Asamblea de Madrid y vicesecretario de Organización del PP en Madrid.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído