OPINIÓN

Pablo González: «La Sanidad incurable»

Pablo González: "La Sanidad incurable"

En uno de los artículos que escribí sobre el tema de la Sanidad pública española, me quedé corto en las apreciaciones de parte de los profesionales que componen dicho estamento; es muy lógico felicitarles cuando han hecho los méritos para ello, pero es muy difícil justificar sus acciones en algunos casos y a eso vamos.

Hay voces que ponen a la mencionada Sanidad en un pedestal con un mar de elogios y calificativos impresionantes que obviamente para un ciudadano normal deben ser demostrados y como siempre surge la mezcla entre: derechos-obligaciones, en las situaciones excepcionales que son las que nos ocupan es lógico pensar que las obligaciones están muy por encima de los derechos, pero no parece que sea así, hace poco tiempo vimos en varias cadenas de TV manifestaciones de miembros de este cuerpo pidiendo aumento de sueldo aprovechando el colapso de los hospitales con la pandemia y está meridianamente claro que no parecía serio que ese fuera el momento adecuado para hacer tal reclamación, curiosamente nunca en este sector se produce la situación contraria, es decir, que salga algún representante no político a decir que están cumpliendo con su obligación y que esa es la manera de actuar en situaciones excepcionales en cualquier empresa sin que en ese momento o a posteriori se produzca petición de aumentos de sueldos; da la impresión de que los componentes de esa Sanidad no se dan cuenta, o les da lo mismo que sus subidas de sueldo son proporcionales a la subida de impuestos que pagan los demás para que reciban sus nóminas contantes y sonantes, por lo tanto es fácil pensar que les da lo mismo.

Después de esos matices, en estos momentos estamos en el momento inicial de la vacunación y por supuesto ya hemos escuchado declaraciones alucinantes hablando de dosis como si se trataran de vacunas, cuando hay que hablar de vacunas (dos dosis) para no confundir al ciudadano que por otro lado es posible que sea lo que se pretende, pues bien después de esta duda en la que nos han metido los políticos, surge la maravillosa pregunta en voz baja por si acaso nos pegan: ¿Quién nos pone las vacunas? Todo el mundo respondemos: médicos, enfermeras, auxiliares de clínica, etc., pero no parece que sea así, ante una situación tan excepcional como esta la respuesta de esos profesionales debería ser excepcional sin que nadie se lo pida, incluso haciendo manifestaciones, ¿o es que las manifestaciones y huelgas son sólo para pedir aumento de sueldo o mejora de horario?

Porque está muy claro que no se lo van a pedir ¿Dónde está su profesionalidad?, deberían estar dispuestos a poner vacunas, por supuesto siempre que haya las dosis suficientes, ABSOLUTAMENTE TODOS los profesionales que puedan realizar ese cometido 24 horas al día, todos los días, porque de esa forma seguramente también se salvan vidas, es vergonzoso oír a responsables políticos frases como “en unos días alcanzaremos la velocidad de crucero de vacunación diaria” Perdón, ¿pero que dice?, ¿es que en este momento lo mejor es alcanzar la velocidad de crucero? ¿Quiénes son los responsables de la muerte de personas que fallezcan por no haberles puesto la vacuna?

Seguramente la mayoría de los españoles pensamos que en estos momentos tendríamos que alcanzar la velocidad del sonido, pero parece que no va a ser así y luego si hay acuerdos con la Sanidad privada para llegar a una velocidad intermedia entre la de crucero y la del sonido, los de la velocidad de crucero organizarán voceríos; ahora estamos al ralentí, luego llegaremos a la velocidad de crucero y así piensan unos y otros que el objetivo está cumplido, da VERGÜENZA ajena ver al sector sanitario público quieto, ¡¡¡ABSURDO!!!, ¡¡¡QUE PENA!!! Y luego salen diciendo que son los mejores, aunque las cifras de organismos internacionales de prestigio dicen otra cosa, es verdad que han hecho un gran esfuerzo pero no ha terminado, hay que seguir con el de la vacunación, insisto y repito: TODOS LOS PROFESIONALES QUE PUEDAN INYECTAR VACUNAS DEBERÍAN HACERLO.

Las situaciones excepcionales por fortuna ocurren poquísimas veces, por lo tanto dura poco tiempo el esfuerzo extraordinario que hay que realizar, esta situación es muy comparable con una guerra y nadie duda afortunadamente que nuestro personal del Ejército daría todo por defendernos el tiempo que fuera necesario poniendo de manifiesto los valores que atesoran. Por cierto cuando hicimos la mili en una mañana unos cuantos médicos sin experiencia y de diferentes especialidades pusieron vacunas a 4.000 soldados.

Por supuesto también puede ocurrir que el Gobierno no tenga vacunas o dosis suficientes y por mucho que quieran no puedan realizar esa tarea.

Seguro que a los que me refiero tienen familiares, amigos o conocidos en la empresa privada a los que pueden preguntar que ocurre en una situación de máxima urgencia en sus trabajos y además de la respuesta que obtendrán hay que añadir: si no se hace, la empresa cierra y sus trabajadores van al paro; los otros viven a sus anchas: la empresa no cierra, ellos nunca van al paro y hacen lo que les da la gana incluso en estos momentos que deberían dar todo, como ya se esforzaron antes han terminado muy cansados y claro otro esfuerzo es mucho pedir; sí han hecho un esfuerzo considerable durante muchísimos años para trabajar en la Sanidad pública y en la Sanidad privada simultáneamente porque sus beneficios económicos eran y son muy importantes, sin embargo ahora no parece que tengan ganas de hacerlo, debe parecerles poco importante que habrá personas que cogerán el virus y fallecerán pero si les hubieran vacunado se habrían salvado; por otro lado ellos son los primeros en vacunarse y es muy normal porque hay que preservarles para que nos atiendan, es decir, para que nos pongan las dosis de la vacuna dentro y fuera de su horario de trabajo, una vez más se puede decir lo que comentaban nuestros antecesores “dame pan y llámame perro”.

A los queridos Reyes Magos les había pedido poder seguir saliendo a aplaudir a los sanitarios todos los días y ………………. ME HAN TRAÍDO CARBÓN

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído