OPINIÓN

José Manuel García Albarrán: «Las tele-vacunas y la irresponsabilidad en la gestión»

José Manuel García Albarrán: "Las tele-vacunas y la irresponsabilidad en la gestión"

Da igual la cadena de televisión que sintonice, da igual que noticiario decida ver, da igual a qué hora del día o de la noche acceda a un canal televisivo, el caso es que siempre se va a encontrar con que un 80% de la duración de los ‘noticiarios’ -telediarios- está hipotecado por ‘las vacunas’, por imágenes repetitivas de vacunaciones, por opiniones ‘positivas’ de recién vacunados, por imágenes, nada afortunadas por cierto, de cómo se introduce la aguja en la piel del brazo y paralelamente por opiniones de facultativos, seleccionadas cuidadosamente por ‘la dirección’, que intentan animar a los ciudadanos a seguir vacunándose y sobre todo a quitar el miedo sobre la vacunación o la revacunación con ‘determinadas’ marcas de vacunas cuyos efectos secundarios ‘están en estudio’.

¿En estudio?… Cuando se ha procedido ya a la vacunación de miles de personas con ella.  ¿?

No sé ustedes, pero yo de verdad ya estoy empachado, saciado y harto de ese ‘siempre lo mismo’ porque en el fondo sospecho que los componentes de este Gobierno de ‘troleros’ y  ‘trileros’ lo que pretenden es ‘escondernos la bolita’ y así propiciar que “Los árboles no nos dejen ver el bosque”…

Un bosque yermo y escuálido que está a punto de quedarse sin hojas en plena primavera-verano.

No seré yo, por mi profesión, quien promulgue una campaña anti vacunación, pues es cierto que cuanto antes se alcance la llamada ‘inmunidad de rebaño’,  antes estaremos protegidos ante nuevos contagios frente al SARS-CoV-2 y sus variantes así como ante posibles nuevas olas pandémicas de Covid 19.

Pero claro, observando el desbarajuste, la improvisación y la descoordinación en la aplicación de los ‘criterios científico-médicos’, por parte del gobierno central y de algunos gobiernos autonómicos, ante las diferentes vacunas, sus pautas de vacunación y sus efectos secundarios no hay más remedio que ‘revelarse’ no sólo como ciudadano implicado sino como profesional sanitario.

Me revelo y me niego a acatar las ‘decisiones políticas’ que vemos como están primando sobre ‘la lógica científica y médica’, porque siendo evidente  que cualquier medicamento nuevo que se lance al mercado para uso humano, ha tenido que pasar por unos ‘filtros previos’ tanto en el laboratorio como en experimentación animal y en grupos de control humanos, ni que decir tiene, que en el caso de las vacunas habrá que pensar, a pesar de la premura con la que han salido al mercado, que habrán cumplido todos estos requisitos.

Pero convendría comentar un par de conceptos que, dudo mucho, hayan entendido y se estén empleando con propiedad.

Uno es ‘la causalidad’ y otro distinto es ‘la casualidad’. Aunque en su léxico y fonética sean parecidos, cuando achacamos ‘las trombosis’ a las vacunas ‘‘Vaxzevria’ de Astra Zéneca (z) y recientemente a las de Janssen, no es por ‘casualidad’ si no porque se ha establecido una ‘causalidad’ es decir, señores políticos, porque se ha demostrado una relación causa-efecto (formación de coágulos o trombos, en ocasiones con fatal resultado, asociados claramente a su administración)

Con esta premisa analicen ustedes mismos la confianza que han podido provocar los cambios permanentes de criterio en cuanto a interrumpir su administración y los cambios permanentes de grupos de edad para administrar la ‘Vaxzevria’ de Astra Zéneca (z), así como la indecisión generalizada para inyectar la segunda dosis a los más de dos millones vacunados con la primera dosis entre los miembros de las FF.CC.SE, profesores, maestros, sanitarios, etc.

Señores informadores, las estadísticas no valen cuando hay muertes de por medio y me parece de una ‘frivolidad insoportable’ el comparar estadísticamente una muerte como consecuencia de la vacuna con la probabilidad de que le pueda tocar a alguien el gordo en la lotería.

¿A que ‘iluminado’ se le ha ocurrido esta comparación?

¿No se debería parar, como han hecho otros países, la vacunación ‘con estas dos vacunas’ hasta que se realicen nuevos estudios más fiables y contundentes?

¿Es correcto y seguro que ahora Sanidad decida administrar la vacuna ‘Vaxcevria’ de Astra Zéneca al grupo de 60 a 69 años? ¿Con qué criterio?

¿Quien de Uds. va a responder si aparecen en este grupo nuevas trombosis mortales?

¿Porqué no siguen vacunando con la de ‘Pfizer’ o ‘Moderna’ a cualquier grupo de edad que esté pendiente de vacunarse aún?

Cuando, según el ‘Dr.’ Simón, habíamos superado la tercera ‘olita’, haciendo gala de sus magníficas dotes de ‘gurú adivinador’, nos puso en guardia porque, ‘pásmense’… ¡predijo la cuarta ola como consecuencia del puente y de la Semana Santa!

Entonces ¿Para han servido los cierres perimetrales, las duras restricciones en la hostelería, bares y restaurantes?

Mientras tanto, Sánchez sigue con sus palabras preferidas ‘gobernanza’, ‘cogobernanza’, y ‘resiliencia’, sacando pecho y prometiendo el cielo y la tierra desde el atril del Congreso con los aplausos de sus socios palmeros y con los ‘zascas’ habituales de PP y VOX.

¡Que Dios reparta suerte!… a los creyentes claro.

José Manuel García Albarrán

Médico jubilado

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído