Libertad de expresión

Isabel Taibo Goyanes
Madrid
correo electrónico

Sr. Director: La conquista de la libertad de expresión es, sin duda, uno de los mayores logros de cualquier sociedad, pero como todo exige obligaciones además de derechos, y si este detalle no se tiene en cuenta podemos convertirla en un arma de doble filo.

La libertad es la alianza entre el respeto y el derecho. El respeto a la hora de expresarnos y el derecho a la propia libertad de expresión.

El insulto y la ofensa no podrán escudarse jamás en la libertad de expresión porque rompen el pacto del respeto y sobre todo porque el derecho a expresar una opinión está condicionado por la libertad que el insultado u ofendido entiendo que merecen.

Hablo de Joan Tardá, el diputado de E.R y sus desafortunadas declaraciones y hablo también de los miles de debates que se emiten en televisión y que utilizan una versión muy “sui géneris” de este tipo de libertad.

Se tiende a confundir la sinceridad y el derecho a la libertad de expresión con algo que yo calificaría de todo lo contrario: violencia verbal y profunda falta de respeto.

Para que la libertad de expresión no pierda su significado (y sobre todo su gran valor), lo primero que debemos aprender es a expresarnos. Y no hablo de hipocresía ni de formas políticamente correctas; hablo de respeto y de educación.

No es ni respetuoso, ni tolerante ni educado quemar la constitución al grito de –Muera el Borbón-. No es ni respetuoso, ni tolerante ni educado “exhibir” debates televisivos en los que los contertulios se insultan, se mandan callar y coartan constantemente la libertad de los compañeros. Este tipo de actitudes sólo tienen una definición, y es falta de tolerancia y respeto y profunda violencia verbal.

Por todo, me resultan obvios planteamientos como el origen de comportamientos violentos en los jóvenes y esa falta de respeto que se les atribuye. Los jóvenes siguen un ejemplo y son en función de lo que ven, de manera que me sorprende ser yo la única que ve lógico, que no justificable, que a nuestra generación se le estén olvidando valores tan básicos e importantes como el respeto, la tolerancia y la paz.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído