Pilar Garcés Savall: «La dircom de la Sindicatura de Agravios, en la senda de Blas de Peñas»

Pilar Garcés Savall: "La dircom de la Sindicatura de Agravios, en la senda de Blas de Peñas"

El puesto de “dircom” (responsable del área de comunicación) de la oficina del Ombudsman (Sindicatura de Agravios) de la Comunidad Valenciana ha sido desempeñado por individuos pintorescos . El anciano Blas (Peñas de San Pedro, 1942) se lleva la palma. Un tertuliano de estilo garbancero con rango real de ”oficial de documentación y gestión de actividades” que, tras la polémica motivada por unas declaraciones realizadas en el programa “El Despertar d’or” en noviembre de 2015, acabó cesando en el cargo en marzo de 2016 y pasando a la vida contemplativa. Desde entonces, una existencia triste en el ostracismo, nada de trabajo ni de comilonas en decrépitos entornos zaplanistas. Una soledad en su senectud que parece un anticipo de la falta de gracia eterna, una falta de relación con el prójimo ad eternum.

El listón del puesto de “dircom” de esta oficina del Ombudsman de la Comunidad Valenciana –me pregunto: ¿para qué sirve y por qué la factura corre a cuenta del contribuyente?- no podía caer más bajo en la era post-Blas. Pienso que la responsable actual de comunicación puede tener algo más de idea de periodismo por su formación universitaria en Barcelona. Su puesto se encuadra en un organigrama liderado por el sucesor de José Cholbi (Xátiva, 1938), quien ha vestido la chaqueta de «constitucionalista» tras una conocida vida política durante la etapa del Movimiento. El sucesor del ya jubilado Cholbi es el ex alcalde socialista de Alicante Ángel Luna (Madrid, 1952). Pocos meses después de que tomara posesión del cargo en diciembre de 2019, las notas de prensa de la institución hacen referencia a requerimientos de información a ayuntamientos, normalmente de color político azul, acompañados de una suerte de «aviso» consistente en acudir al Ministerio Fiscal ante un eventual silencio administrativo. En mi opinión, este tipo de conducta no parece estar a la altura de la noble figura del Ombudsman. Tampoco creo que la deriva sicofante, propia de la comedia “Las avispas” de Aristófanes, sea una idea original del nuevo líder nominal de la institución. Atando cabos, no cuesta mucho de entender quién maneja a la cara visible (el jefe) como a una marioneta. Desde las sombras, una ex de Doctor Rico sigue en su línea. Pero… la evidencia demuestra que la impunidad se acaba. Sobre todo cuando una empresa de “ideas” (muy parecida a la de Amy Martin, concebida como think tank socialista) no está dada de baja. Investigando un poco la relación entre lo público y lo privado, la situación de alguna «dircom» pasaría a estar caracterizada por la incertidumbre.

En resumen, la nueva “dircom” sigue los pasos de su predecesor, el anciano Blas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído