DAVID GISTAU

«En aquellos años, primeros de los treinta, buena parte de la aristocracia británica profesaba una admiración por el movimiento nazi»

"En aquellos años, primeros de los treinta, buena parte de la aristocracia británica profesaba una admiración por el movimiento nazi"
David Gistau.

Este 21 de julio de 2015 escribe David Gistau en ABC una columna titulada ‘Nazis en Balmoral‘ y que arranca así:

La grabación en la que aparece la reina de Inglaterra, de niña, imitando el saludo nazi no tiene el menor valor reinterpretativo de la historia ni de su conducta personal durante la guerra. Carece de ello por su edad, por el año (1933), y por la compañía, probablemente en calidad de instigador de la broma, del entrañable y filonazi tío Eddie.

Sigue:

Sí sirve para inaugurar la sección de serpientes de verano con recomendaciones de lectura implícitas recordando que en aquellos años, primeros de los treinta, buena parte de la aristocracia británica profesaba una admiración por el movimiento nazi que desembocaría, casi diez años después, en el misterioso vuelo a la isla de Rudolf Hess. La historia oficial ocultó el coqueteo fabricando un loco traidor y un pusilánime (Hess y el duque de Windsor) que cargaran con la culpa, atribuible a sus repentismos. Pero los ensayos de John Lukacs, así como el más breve sobre los discursos de Churchill, resultan algo impertinentes porque recuerdan que la aristocracia británica, al menos una parte de ella, se sentía hermanada por los antiguos lazos tribales con los alemanes y su proyecto de consagrar la hegemonía de un hombre nuevo antagónico del eslavo (comunista).

Y que, en los años treinta, con el propio ideal del Imperio victoriano tan fatigado y ruinoso como el resto del continente, consideraba que sólo el advenimiento nazi inyectaba a Europa audacia y dinamismo, así como una noción heroica contagiosa. Lukacs cree que esto agrega mérito a lo que hizo Churchill, quien, hasta por su modo algo anacrónico de expresarse, era percibido como una antigualla imperial incapaz de adaptarse a la nueva cadena alimenticia.

Finaliza:

Con la guerra empezada, la predisposición filonazi de esa aristocracia no cesó. No, al menos, si se aceptan las conjeturas acerca del vuelo a Escocia de Hess, que pretendía obtener complicidad inglesa para derribar a Churchill, colocar a Windsor y cerrar el frente occidental antes de abrir el oriental en vísperas de la operación Barbarroja. En la mansión del duque de Hamilton, una pista iluminada esperaba a Hess, así como bidones de combustible para repostar. El íntimo colaborador de Hitler estrelló su BF110 y, después de ser capturado, dijo que el duque de Hamilton lo avalaría. Pero este renegó de él, viendo el fracaso. Las versiones más disparatadas dicen que en Spandau permaneció cautivo un doble de Hess chiflado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído