De entrada, salió crispado

14-D: Sánchez frente a Rajoy

14-D: Sánchez frente a Rajoy
Sänchez, Campo Vidal y Rajoy. TVE

Uno ya no sabe si el Gran Debate es o fue la Gran Decisión ante el 20-D, pues antes hubo uno a cuatro, el Debate Decisivo, que parecía ser el Debate Definitivo. La verdad es que entre las encuestas y los debates nos tienen en ascuas.

El lunes comparecieron los candidatos del PP y del PSOE en un cara a cara.

De entrada, Sánchez salió crispado mientras Rajoy permanecía amablemente receptivo para iniciar de verdad un contraste de lo que se va a hacer en los próximos cuatro años, pero al del PSOE solo le interesaba que el oyente telespectador solo escuchara la tediosa cantinela de la corrupción olvidando, eso sí, la acertada máxima evangélica «No mires la paja en el Ojo Ajena, sino la Viga en el tuyo», lo que motivó que Sánchez fuera un hartazgo que no representaba las señas de identidad de un PSOE centenario como autentica referencia de la izquierda democrática española. No tuvo estilo. Le falta mucha clase.

Rajoy prudentemente esperaba que Sánchez entrara a lidiar el toro con él, pero un Sánchez más que ensuciado no estaba por la labor y prefirió groseramente salirse por peteneras, que en realidad fue lo que hizo, algo que prostituía el debate en sí.

Así las cosas, Rajoy quedó sorprendido por la bajeza intelectual del adversario, que no solo intentaba confundir sino que manifiestamente mintió hasta con sandeces indemostrables.

Además, como un parlanchín de una feria de baratijas interrumpía a cada instante y se convertía en un acosador impenitente. Rajoy aguantó pacientemente las embestidas sin sentido para el tipo de debate que se supone que debiera haber sido y no nos confundamos, no pensemos que el candidato del PP pareció quedar sin recursos, fue su educación la que hizo que aquello no terminara en una grotesca pelea de criadas. En definitiva, Rajoy sí tiene la cabeza bien amueblada y un proyecto fiable de continuidad para España. Sánchez solo está al borde de un ataque de nervios. Es un bluff inconsistente.

Mientras tanto, los de la retaguardia, Rivera e Iglesias, dicen que el debate fue como ver «Verano Azul», que con ellos «España va a ser diferente», aunque no han de olvidar los susodichos que aquel eslogan de los sesenta «Spain is different» ya lo ideó el ministerio dirigido por Manuel Fraga. Ellos sí que no son diferentes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído