Rafael Moyano

«Se esperan pactos que puedan aplicar puntos de sutura y que no revienten en nuevas elecciones»

"Se esperan pactos que puedan aplicar puntos de sutura y que no revienten en nuevas elecciones"
Rafael Moyano. PD

Rafael Moyano cuenta en su columna todo lo que nos espera en este año 2016 que, como buen bisiesto, tiene un día más para poder lamentarnos de todo lo que puede suceder:

Cambiar año supone algo más contundente que cambiar de día, de semana o de mes, pero menos que cambiar de lustro, de década o de siglo. Sea como fuere, por obra y gracia del Papa Gregorio XIII, anteayer estábamos en 2015 y ayer en 2016. Ni más viejos ni más calvos, pero disponemos de un punto de inflexión, de reflexión, para hacer balances y propósitos. Como el calendario gregoriano se acabó imponiendo en gran parte del planeta hemos estado 24 horas recibiendo el nuevo año, desde la República de Kiribati, la que lo estrena, al archipiélago de Samoa, el último en celebrarlo. Pasados los fastos, hoy, día 2 de 2016, ya podemos mirar hacia atrás para mirar hacia delante.

Apunta que:

Cosas importantes del 2016, para el que no las sepa. Naciones Unidas lo ha declarado el año internacional de las legumbres. Se me escapa la necesidad de dedicarle todo un año a las lentejas, pero la ONU se propone con ello «sensibilizar a la opinión pública sobre las ventajas nutricionales de las legumbres como parte de una producción de alimentos sostenible encaminada a lograr la seguridad alimentaria y la nutrición». Trataremos de sensibilizarnos más que en 2015, pues algunos dejamos pasar por alto que era el Año Internacional de los Suelos, por un lado, y el de la Luz y las Tecnologías Basadas en la Luz, por otro.

En política internacional, el primer presidente negro de la historia de Estados Unidos dejará la Casa Blanca con la esperanza de que la ocupe por primera vez una mujer. Pero el mundo seguirá condicionado por la manera de frenar al Estado Islámico y a su guerra terrorista que se extiende por todos los continentes aunque parece que sólo nos doliera París. Ni «escrache» ni «selfi»; «refugiado», por utilizado y polémico, ha sido el vocablo elegido por la Fundación del Español Urgente como la palabra del año 2015.

En lo doméstico, abierta en canal la política española el 20-D, de 2016 se esperan pactos y acuerdos que puedan aplicar puntos de sutura lo suficientemente consistentes para que esto no reviente en otras elecciones. Una cosa puede llevar a la otra, pero, por Dios, lo que sí tiene que reventar de una vez es lo de Cataluña.

Y aclara que:

2015, año de cambio. Balance. 2016, año de soluciones. Propósito. Porque hay un dato clave. En este mundo imperfecto en el que no cuadran ni los calendarios hubo que inventarse años bisiestos. 2016 lo es -lo sé porque hay Juegos Olímpicos y Eurocopa- lo que significa que el próximo 31 de diciembre tendremos un día más del que lamentarnos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído