PERIODISMO Y PERIODISTAS

…Y mientras alarga a conveniencia el enredo, todos cobran del contribuyente sin dar un palo al agua. ¡Que los pague Sánchez!

…Y mientras alarga a conveniencia el enredo, todos cobran del contribuyente sin dar un palo al agua. ¡Que los pague Sánchez!
Pedro Sánchez (PSOE) PD

Un día después de las elecciones, Grecia tenía un gobierno presidido por Kyriakos Mitsotakis, de Nueva Democracia (ND), gracias a su victoria por 39,7% de votos frente al 31,6% de la coalición SYRIZA y a la prima de 50 escaños que se otorga a la lista más votada.

Prevalece la estabilidad y el interés general. En España llevamos, de momento, 74 días de enredos con un Gobierno en funciones desde los comicios del 28 de abril. Comparen.

La comedia de Don Pedro Sánchez para armar un Ejecutivo con sus 123 escaños (28,6%) le está sirviendo al susodicho para alargar la interinidad, pasearse por la pasarela de los foros internacionales sin dar cuenta de sus actos al Parlamento y sacar ventajosos réditos a su condición de candidato encargado por SM el Rey para formar Gobierno.

Las tácticas, los bloqueos postelectorales y el juego del ratón y el gato en nuestra imperfecta y cándida arquitectura constitucional no impiden, sin embargo, que sus señorías cobren puntualmente sus emolumentos públicos sin dar un palo al agua desde el 21 de mayo.

Celebrado en esa fecha el pleno de constitución de las Cámaras y nombradas las respectivas Mesas del Congreso y del Senado por los procedimientos tasados, los Presidentes de ambos foros, Doña Meritxell Batet y Don Manuel Cruz, se niegan a instituir las comisiones y demás encomiendas de trabajo alegando que “no es necesario correr“, a pesar de que la propia Señora Batet instó tres años antes a su antecesora,  Ana Pastor, ¡al día siguiente de que ésta fuera elegida Presidenta!, a “que ponga en marcha lo más rápidamente posible el Parlamento, activando la constitución de las Comisiones e impulsando el trabajo de los diputados, para que puedan debatir iniciativas” (20 de julio de 2016).

Es la conocida cara dura de la mencionada y la cansina doble vara de medir de determinada izquierda, que ni siquiera cumple la sentencia unánime del Tribunal Constitucional de 14 de noviembre de 2018 que, ¡a instancias del propio Grupo Parlamentario Socialista presentada el 2 de junio de 2016!, declaró que el poder Legislativo tiene la obligación de controlar al poder Ejecutivo, aunque éste último esté en funciones.  Pues que si quieres arroz Catalina: el Gobierno en funciones descontrolado y la oposición atada de pies y manos por voluntad de Sánchez y sus representantes en las Cámaras.

El conjunto de la ciudadanía asiste con hartazgo y cabreo descomunal por sentirse tratada como pelele a este culebrón al que le está sometiendo Sánchez en su trámite de investidura para dominar el relato y culpar a los otros del bloqueo. Él, que ya lo forzó en 2016, cuando se empecinó en el no es no a Mariano Rajoy, repite ahora la misma táctica, pero con el agravante de hacerlo desde La Moncloa, con complicidades institucionales y el consabido apoyo impagable del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de José Félix Tezanos, que ya ha difundido que la opción preferida por los ciudadanos es un Gobierno en solitario de Sánchez (20%), frente al 15,8% que se inclina por uno de PSOE y Unidas Podemos, con la muleta externa de nacionalistas no independentistas (¿hay alguno de esos que no sea de éstos?) y el 10,6% que avalaría un Gabinete de socialistas, morados y secesionistas.

No importa que no haya Presupuestos Generales del Estado por segundo año consecutivo, no importa que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) esté descabezado, no importa que otros cargos estratégicos estén pendientes de cubrirse, sólo importa que el señor Sánchez alargue  su interinidad todo lo que sea necesario y hasta aboque a nuevas elecciones si el resto de la Cámara no agacha la cerviz y le nombra por aclamación y sin que ofrezca nada a cambio a otras formaciones. ¡El rey sol no mendiga! Faltaría más.

Desde el 28 de abril de 2019 perdura la farsa y, caso de no obtener apoyos suficientes el 23 de julio, se prolongará la comedia hasta nuevas elecciones. Y en este tiempo que empezó en primavera y puede acabar frisando el invierno y con perspectivas de superar el récord de días sin Gobierno en plenitud que tiene Bélgica, ese gran país que tanto nos quiere y tan solícito es a nuestras peticiones, ninguno de los 616 miembros del Congreso y del Senado ha renunciado, que se sepa, a su estipendio por dignidad y vergüenza torera.

Todos reciben puntualmente su salario por transferencia bancaria mientras disfrutan de vacaciones pagadas sine die a costa del contribuyente y por culpa de Sánchez, que es quien debería abonar de su bolsillo a los electos parados forzosos.

Ni uno solo ha devuelto la nómina, ni siquiera aquellos abajo firmantes que siempre se apuntan a causas solidarias que sufragan otros y que no se cansan de tener la boca abierta para exigir que los ricos coticen más. Alguno lo podía haber hecho para ganarse la estima del respetable y la animosidad de sus compañeros de bancada, pero ¡quiá!, no hay reaños.

¡Menuda tropa!, que diría de nuevo Romanones si levantase la cabeza.

Autor

Jorge del Corral

Hijo, hermano y padre de periodistas, estudió periodismo en la Escuela Oficial de Madrid. Ha trabajado en cabeceras destacadas como ABC y Ya. Fue uno de los fundadores de Antena 3 TV. Miembro fundador de la Asociación de Periodistas Europeos (APE) y del Grupo Crónica, creador de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión (ATV) y fundador de la Unión de Televisiones Comerciales (UTECA). Un histórico de la agencia EFE, donde fue subdirector y corresponsal en Roma.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído