El 'decapitado' ocupada la Secretaría de Organización de Podemos

Pablenin saca la guillotina y cesa a Sergio Pascual

Iglesias le achaca los últimos acontecimientos en la formación morada con la salida de varios cargos

Pablenin saca la guillotina y cesa a Sergio Pascual
Sergio Pascual. EP

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha cesado a última hora del 15 de marzo de 2016 a Sergio Pascual como secretario de Organización por su «gestión deficiente» de la crisis del partido en la Comunidad de Madrid, donde días atrás dimitieron diez dirigentes con duras críticas al líder regional, Luis Alegre, una de los más estrechos colaboradores de Iglesias –Terremoto en Podemos: la mano derecha de Pablo Iglesias en La Tuerka también dimite-.

En un comunicado emitido por la Secretaría General que dirige Iglesias, la formación explica que el cese de Pascual se debe a que «los últimos acontecimientos dan muestra de una gestión deficiente cuyas consecuencias han dañado gravemente a Podemos en un momento tan delicado como es el proceso de negociaciones para conformar un Gobierno del cambio».

Según han explicado a Europa Press fuentes próximas al secretario general, Pascual es responsable de no haber sido capaz de gestionar ni contener la crisis en Madrid provocada por la dimisión primero del secretario de Organización regional, Emilio Delgado, y después de otros nueve dirigentes en bloque. Tanto Pascual como los dimisionarios en Madrid son próximos al número dos del partido, Íñigo Errejón.

De hecho, fue el propio Pascual quien difundió a los simpatizantes una carta escrita por Errejón para desvincular la crisis de Madrid de la dirección estatal, negar un enfrentamiento con Iglesias y defender que «sólo hay un Podemos».

Finalmente, la crisis madrileña ha llegado hasta la Ejecutiva del partido, al considerar Iglesias a Pascual responsable último de las dimisiones que han puesto de manifiesto la brecha existente en la dirección del partido en la Comunidad Autónoma en la que nació y se consolidó Podemos hace ya más de dos años.

Las fuentes consultadas reconocen que también han pesado las otras cinco crisis territoriales que han afectado al partido en Galicia, País Vasco, La Rioja, Cantabria y Cataluña, algunas de las cuales no se han cerrado todavía y que son resultantes, la mayoría de ellas, de las tensiones existentes entre diferentes sectores del partido.

Aunque en el comunicado la Secretaría General agradece a Pascual el «buen trabajo» y lamenta tener que comunicar su cese, considera que Pascual debe quedar relevado de sus funciones en ese cargo por lo sucedido en Madrid, un «error» que, según ha afirmado Iglesias este mismo martes en una carta a las bases de Podemos, no debe volverse a repetir.

IGLESIAS ANUNCIÓ QUE «SE ASUMIRÍAN RESPONSABILIDADES»

De hecho, el secretario general ya reconocía en esta carta que las dimisiones en Madrid se produjeron «en el peor momento posible» y ya anunciaba que se asumirían «las responsabilidades» necesarias por esta crisis, que reabrió el 9 de marzo de 2016 el debate sobre las distintas sensibilidades que conviven en la cúpula de Podemos –Las cuatro mentiras de Podemos para ocultar su crisis-.

Pascual, que según el comunicado mantendrá su acta de diputado de Podemos, accedió a la Secretaría de Organización en noviembre de 2014 al ser nombrado directamente por el propio Iglesias ya que, como marcan los estatutos, el secretario general es el encargado de nombrar a los miembros de su Ejecutiva -denominada Consejo de Coordinación-, que después deben recibir el visto bueno de la dirección nacional, el Consejo Ciudadano.

Tras el cese de Pascual, se repetirá el mismo proceso; es decir, Iglesias deberá designar un nuevo secretario de Organización cuyo nombramiento deberá aprobar después el Consejo Ciudadano estatal. Mientras tanto, será la Secretaría General que dirige Pablo Iglesias la que asuma sus competencias.

Podemos se esforzó en negar cualquier tipo de fisura en la cúpula del partido y en la estrategia a seguir en las negociaciones con el PSOE, si bien varios dirigentes próximos a Iglesias reconocieron el malestar generado por el momento elegido por los dimisionarios para dejar la dirección madrileña.

Tras varios días de repliegue, sin apenas apariciones públicas o en los medios de comunicación, los principales dirigentes del partido, incluido Pascual, han reaparecido este 15 de marzo de 2016 en la esfera pública, defendiendo su «unidad». No obstante, este cese vuelve a poner de manifiesto las diferencias de criterio en la cúpula del partido morado.

De hecho, Errejón ha compartido en Twitter el mensaje que ha escrito el ya exsecretario de Organización del partido, en el que defendía que llevaba dos años dejándose «la piel construyendo organización y participación popular» y afirmaba que seguirá «comprometido con el proyecto de mayorías para el cambio».

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído