Los ‘alcaldes del cambio’ son un chollo para el PP : Colau pide volver a tomar las calles

«Cuando pienso en que puedo ser presidente del Gobierno lo hago pensando en los alcaldes y alcaldesas que han empezado el cambio en España; son nuestro ejemplo», dijo Pablo Iglesias en un acto en su feudo, la Complutense, al cierre de la campaña electoral del 26-J.

«Si Podemos es capaz de formar gobierno será en buena medida gracias a ellos». Por encima suyo colgaba una pancarta que rezaba ‘Ciudades que sonríen’.Antonio Naranjo pone en su sitio a los alcaldes populistas: «La gente les votó para poder tener trabajo, que les pagasen la luz y que les dieran hasta sexo»

«El batacazo que se ha pegado Unidos Podemos en los ‘ayuntamientos del cambio’ con una pérdida de 200.000 votos ha demostrado que las ciudades ya no sonríen.

Se les ha torcido el gesto al ver cómo unos indignados que llegaron montados en bicicletas a los consistorios ponían sus odios revanchistas por delante de la necesidades reales de los ciudadanos. Jaime González sobre los experimentos de los alcaldes populistas: «Empiezo a sentirme como una cobaya»

Esto todo un aviso a un partido que pensó que ya lo tenía hecho. Los ‘alcaldes del cambio’ han sido un chollo para Mariano Rajoy porque con estos resultados, el PP, con apoyo de Ciudadanos, recuperaría Madrid, Zaragoza, Valencia, Coruña y Santiago.Eduardo Inda pone a caer de un burro los cien días de los alcaldes populistas: «Son como la vieja castuza, nepotismo y enchufismo»

El derrumbe de Manuela Carmena en Madrid ha sido de órdago. El PP se ha impuesto en 18 de los 21 distritos, tres más que el 20-D y nueve más que en las municipales del 24 de mayo de 2015. Es decir, Unidos Podemos solo ganó en tres de los 21 distritos madrileños.

En Zaragoza el podemita Pedro Santiesteve, el que cargó al consistorio su gomina de trece euros, cayó a 78.525 votos de los 104.077 obtenidos el 20D, una pérdida de casi seis puntos traducida en 25.000 papeletas.El postureo ultrafeminista de los alcaldes podemitas mientras su partido cobra de los sátrapas iraníes

Ada Colau sale indemne de la catástrofe pese a que En Comú Podem ha perdido 81.000 votos en solo seis meses. Lo curioso es que a la alcadesa de la Ciudad Condal lo que le parece «terrorífico» no es que sus ciudadanos le den la espalda sino que voten a un «ministro corrupto y antidemocrático» como Fernandez Díaz, primera cabeza de lista del PP por Barcelona.

Las ciudades pequeñas a Podemos les han venido muy grandes. A Xulio Ferreiro, alcalde de La Coruña, no le sirvió de nada ponerse el mono de campaña: perdió más 8.300 votos. Joan Ribó, alcalde de Valencia, también se llevó una paliza en las urnas con una bajada de 23.500 votos. Y José María González, más conocido como ‘Kichi’, perdió 4.423 votos en una Cádiz que no está para chirigotas.

¿Qué ha pasado? El diagnóstico de Colau coincide con el de Carolina Bescansa:  ha faltado movilización de algunos ciudadanos: «Se nota que alguna gente que estábamos muy activos en la calle ahora estamos en las instituciones, y necesitamos que la sociedad esté más activa que nunca», afirma.

El análisis de los podemitas demuestra que siguen pensando que el votante es idiota –o peor, «no tienen ética», como lamentaría el JEMAD rojo– y que todo se reduce a tomar de nuevo las calles al grito de ‘No pasarán’. Pero ya no cuela.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído