El líder de Podemos acorralado por sus contradicciones

La confesión secreta de Pablo Iglesias en 7 segundos

La falta de sintonía de sus propuestas con la conducta de sus líderes lastra a Podemos

Un tipo que defiende la libertad de expresión pero acosa a los periodistas no afines, amigo del etarra Otegi y para quien Junqueras es un preso político y Leopoldo López, no

Su vacua idea de la política ha transformado a Pablo Iglesias en un adulador de sí mismo (Así serán los hijos de Pablo Iglesias e Irene Montero: sociables, frívolos y unos plastas de cuidado).

Cada día se levanta con la intención de sentar cátedra y cada noche se acuesta habiendo protagonizado otro disparate.

De tener la gracia de Chiquito de la Calzada para hacernos reír, al menos contaría con algo a su favor.

Pero lo único que luce, sus mal arreglados dientes y su mala baba.

Afortunadamente, las encuestas pronostican un futuro en caída libre para él y los trincones de distinto pelaje que todavía le soportan.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído