HACER EL RECORRIDO EN COCHE APENAS LE HUBIERA LLEVADO UNA HORA

Pedro Sánchez vuelve a encaramarse al helicóptero que pagamos todos para charlar con sus ministros en el campo

El presidente socialista reúne a su equipo en Quintos de Mora tratando de aparecer como Obama en Camp David

Pedro Sánchez vuelve a encaramarse al helicóptero que pagamos todos para charlar con sus ministros en el campo
Pedro Sánchez y sus ministros en la finca de Quintos de Mora, en Los Yebenes. EF

Esta crecido. Hace unos días pidió 50 kilos de langostinos en un restaurante para agasajar a la alemana Merkel y su comitiva.

Este fin de semana, para que la RTVE que ha entregado a Podemos lo presente como la reencarnación española de Obama, se encaramó al helicoptero oficial que pagamos todos (La Moncloa esconde la factura del viaje en Falcon de Pedro Sánchez a ver a ‘The Killers’ como ‘secreto oficial’).

En esta ocasión, no ha sido para irse de concierto musical con sus mujer y acólitos, y con destino a Benicasim, sino rumbo a  finca estatal de Quintos de Mora, que está en la provincia de Toledo y a la que se llega desde La Moncloa en coche, en apenas una hora (Mentiras: Las 10 ocasiones en las que Pedro Sánchez criticó lo que luego ha hecho como presidente).

Obviamente no es la primera vez que un presidente del Gobierno hace uso de esta residencia campestre, patrimonio del Estado; ni siquiera es el primero en acudir en ella en un helicóptero: Aznar y Rodríguez Zapatero hicieron uso del mismo medio de transporte; Rajoy, por su parte, siempre acudió en coche. Lo que sí es novedoso es el propósito del encuentro; una suerte de conjura y de ejercicio de propaganda del gabinete, débil y muy condicionado pese a todo por estar sostenido tan solo por 85 diputados y controvertidos acuerdos con fuerzas populistas y nacionalistas.

Sea como fuere, Pedro Sánchez ha instado en este encuentro a sus ministros a crear un proyecto que aspire a «trascender» la presente legislatura con una «potente» agenda de cambio «europeista y sostenible».

Según ha informado Moncloa, Sánchez ha convocado esta suerte de consejo de ministros informal para trazar la estrategia política de cara al nuevo curso político «y para reflexionar sobre el proyecto de España para el año 2030”.

El Gobierno, se indica en la nota, defiende un impulso transformador para conseguir un país «más justo y solidario, igualitario y feminista».

En línea con el retiro que Sánchez organizó antes de Navidad con los miembros de la Ejecutiva del PSOE en Daimiel (Ciudad Real), el presidente ha reunido a su gabinete para analizar de forma más distendida los desafíos que tiene por delante el país y hacerlo «con una mirada larga», alejada del corto plazo en el que a menudo se mueve el día a día de un gobierno.

Los ministros, en coche

El presidente del Gobierno llegó en torno a las 10 horas en helicóptero a la finca, mientras que los ministros han ido llegando uno por uno en coches oficiales, en un alarde nada austero, por otra parte. 

La primera en presentarse en la finca ha sido la ministra de Industria, Comercio y Turismo, María Reyes Maroto, y el resto de ministros han ido llegando uno por uno en sus coches oficiales al complejo donde tendrá lugar el encuentro. El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha sido el último en aparecer.

Esta jornada de convivencia, limitada a la jornada del sábado, tiene lugar dos días antes de que Sánchez emprenda el lunes una gira iberoamericana que le llevará, por este orden, y a lo largo de toda la semana próxima, a Chile, Bolivia, Colombia y Costa Rica.

Por otra parte, esta reunión informal se produce después de que la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, anunciara este viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el Ejecutivo aprobará un Real Decreto Ley para exhumar los restos mortales del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído