Por todo lo alto

Brígida Gallego

Un 8 de marzo muy fashion

Si os gusta la moda, os propongo celebrar el 8 de marzo, Día de la Mujer Trabajadora, de una forma de lo más placentera.  El Museo del Traje de Madrid, que es uno de mis favoritos junto con el Victoria and Albert de Londres ha organizado unas jornadas donde nos presentarán la figura de mujeres que a lo largo de la historia han sido conocidas solamente por su faceta frívola, olvidando otros aspectos de su biografía.

Por ejemplo, María Antonietta, la joven austríaca a la que casaron con el Delfín de Francia cuando sólo tenía 15 años, ¡un dato que siempre se olvida!, y cuya imagen nos ha llegado a lo largo de los siglos, como la de una mujer completamente despreocupada de los temas que afectaban al pueblo y sólo pendiente de su propio confort.

Hablando en términos estrictamente de moda y dejando los juicios para quien desee hacerlos, el Museo del Traje se va a centrar en las aportaciones de María Antonietta y de su modista Rose Bertin para conseguir una indumentaria más cómoda y funcional.

La siguiente figura que proponen estas jornadas es la de Amelia Bloomer. Seguro que muchos no sabéis que esta activista política, defensora a ultranza de los derechos de la mujer, editora de la revista femenista  «El Lirio» fue quien puso de moda y dio nombre al comodísimo y estiloso pantalón bloomer que aún utilizamos. De hecho, en su propia revista abrió un debate para que las lectoras juzgaran esa nueva prenda inspirada en la lencería y en la ropa turca, ese pantalón bombacho, cómodo y ligerísimo, indispensable en un fondo de armario de cualquiera de nosotras. Fue el primer pantalón femenino y causó furor en el siglo XIX. Interesante, ¿verdad?

Más mujeres fascinantes: la originalísima y rompedora Elsa Schiaparelli. Su máxima aspiración era causar sensación, por lo que su última colección se llamó precisamente Shocking Elegance (sorprendente elegancia) y su perfume más apreciado, cuyo frasco tenía la forma de un torso femenino, fue bautizado con el nombre de Shocking. Admiro a Schiaparelli porque fue rompedora, apostó por tejidos nuevos como el corcho y el plástico. Su vida personal fue difícil, con un marido que vivió de ella y la trató mal. Ella nunca se achantó y su audacia la llevó a inventarse la falda pantalón. Con su amiga la española Lilí Álvarez, campeona mundial de tenis, se paseaba tranquilamente por Londres sin hacer caso de las críticas y comentarios por esa prenda de aire masculino que popularizaron. Verdaderamente audaz Schiaparelli, íntima de artistas y colaboradora estrecha de Dalí.

Por último: Margaret Thatcher. Aunque os parezca extraño, es paradigma del «Powerdressing«, una combinación perfecta para entender su tiempo, el de una mujer en un entorno eminentemente masculino que luchó (también con su vestuario) por imponerse. ¿Cuál fue el legado Thatcher?, ¿qué recordamos de ella?

Me parece un recorrido fascinante y original a lo largo de los siglos y de mujeres que jugaron un papel fundamental en cada una de esas épocas.

¡Feliz Día de la Mujer Trabajadora! Y continuemos luchando por nuestros derechos, que aunque parezca mentira, aún no están tan claros como deberían estar en pleno siglo XXI. Hay que acabar con el maltrato a la mujer, con las diferencias salariales, con las diferencias en el hogar y con tantas injusticias que sufre la mujer, utilizando todos los medios, incluido el vestuario…. ¡todavía hacen falta muchas Amelias Bloomer en nuestra sociedad!!

Fechas: 7 y 8 de marzo
Horario: 10:30, 12:00 y 17:00 h.

Asistencia gratuita, con reserva previa
Información e inscripciones:
A partir del 20 de febrero 91 550 47 00 Ext. 4744
(de lunes a viernes, de 10:00 a 14:00 h.)
Museo del Traje. Madrid

Recibe nuestras noticias en tu correo

Brígida Gallego

Queridos amigos, a través de este blog os inundaré de propuestas irresistibles para que disfrutéis de lugares con encanto, inolvidables escapadas, secretos de moda y belleza, eventos con glamour… y mucho más

Lo más leído