Sesión Golfa

Juan Carrasco de las Heras

Sentimental: puro teatro

Suelo ver con máximo interés y sin perderme una cada propuesta que plantea Cesc Gay, seguramente mi director español favorito y firmante de trabajos como la maravillosa Truman. El autor es el exponente de lo que denomino “comedia civilizada de clase meda-alta”, género particular muy a la francesa en el que suele exponer a personajes de cierto nivel cultural y económico ante sus propias miserias y la un tanto irreal (o no)  y también un tanto diferente forma de afrontar ansiedades y angustias que posee cualquier hijo de vecino (salvando distancias, fuera de la comedia y del nivel de gravedad de las angustias relatadas, también con un aire a La habitación del hijo de Nanni Moretti, no se la pierdan tampoco).

SentimentalLa cinta que nos interesa en esta ocasión parte de una cena de amigos o algo parecido, en este caso vecinos, mucho más peliagudo, en la que una de las dos parejas que se juntan no se parece en nada a la otra; en realidad, las cuatro personas son bastante distintas, algunas opuestas, y ocurre una circunstancia derivada de la natural conversación (giro argumental abrupto, de lo más teatral) que lo pondrá todo patas arriba, con diálogos ácidos y mordaces, interpretaciones de verdadero lujo, Gay es un excelente director de actores, además de la obvia materia prima, y guion inteligente que saca carcajadas a la vez que deja poso para la reflexión.

Se recomienda no ser de gatillo fácil y darle una oportunidad a la historia, que comienza a ritmo contemplativo, con largos diálogos aparentemente intrascendentes, en un libreto que a poco que hayas tenido la suerte de ir al teatro en algunas ocasiones, te das cuenta de que se trata de una adaptación del mismo (pocos personajes, ligera impostura, economía de escenarios, mucho diálogo, apuesta clara por el guion, ritmo pausado…). Y, efectivamente, en cuanto investigas un poco te das cuenta de que se trata de la versión para cine de la primera obra teatral del mismo director. La narrativa del teatro suele ser difícil de trasladar al cine, siempre queda un tanto “rara”, quizá impostada, y no estamos en una excepción, pero la historia y el cómo se nos plantea la misma merecen de sobra la pena, aunque no soy objetivo ni con el tipo de película ni con su autor, vaya honestamente eso por delante.

En el brillante reparto tenemos al como siempre gran Javier Cámara (aunque no diría que se trata de su mejor papel), a unas estupendas y más que convincentes Griselda Siciliani y Belén Cuesta dando una réplica digna de aplauso; dejando para el final la mención de la cuarta pata del banco, Alberto San Juan en auténtico estado de catarsis profesional, en un papel que no sólo es el mejor, el más difícil y el más divertido de la película, sino que está tan bien ejecutado que, por un poner, le valió el Goya a mejor actor de reparto en la última ceremonia de los premios del cine español.

Si antes han tenido la opción de paladear el cine de Cesc Gay, no se la pierdan. Si no les despierta interés alguno, ni se planteen verla, porque es continuista y fiel a sí mismo, y si este realizador les resulta desconocido, les animo a ustedes a que le den una oportunidad, no pierden más que hora y veinte de sus vidas.

Dirección: Cesc Gay. Año: 2020. País: España. Duración: 82 min. Género: Comedia. Comedia dramática. Intérpretes: Javier Cámara, Griselda Siciliani, Belén Cuesta, Alberto San Juan. Guion: Cesc Gay, basado en la obra de teatro de Cesc Gay. Música: Zacarías M. de la Riva. Fotografía: Andreu Rebés. Productora: Imposible Films, Movistar+, TV3, ICEC, Sentimentalfilm, TVE.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Juan Carrasco

Éste homínido ceutí es crítico de cine desde hace años en el diario El Faro de Ceuta, así como responsable del espacio cinematográfico y de opinión "Fila 7" en la web www.ceuta.com y colaborador en la emisora de radio Onda 0 con su sección semanal "El Cine en la Onda".

Lo más leído