OPINIÓN/BAJO EL CHAPARRÓN

Bárcenas se aleja de Rhett Butler y pierde fuelle con sus mentiras sobre Cospedal

El extesorero del PP ha querido involucrar a la presidenta regional en una supuesta comisión ilegal

Bárcenas se aleja de Rhett Butler y pierde fuelle con sus mentiras sobre Cospedal
Luis Bárcenas. EFE

El calendario le ha jugado una mala pasada a Bárcenas que ha perdido apoyos y demuestra que si esa es toda la artillería que posee poco pueden temer en el seno del PP

Una a Luis Bárcenas le tenía cierta simpatía por ese aire canalla que transmitía de estar a un paso de Rhett Butler y a dos de Alfonso Capone. Todo un senador al servicio de España con cuentas mareantes en Suiza cuya procedencia es un misterio y que hasta este momento ha demostrado tener una lealtad a prueba de bombas, no desvelando todo lo que se supone que puede desvelar quien ha llevado los balances y las cuentas de un partido durante 20 años. Si protege a alguien es un misterio que puede resolverse pronto porque el pájaro lleva ya más de 10 días entre rejas y sabemos de su aguante en la alta montaña, pero no entre las paredes de Alcalá-Meco.

Hasta ahora, digo, le tenía cierta simpatía por ese aire burlón del que se siente protegido por no sé cuantos millones de euros en el banco que al final no le han servido de nada (por el momento, vamos) y por ese saber ganarse el cariño de los presos comunes igual que no hace mucho supo ganarse el de políticos, empresarios y banqueros. El cariño es siempre el mismo. Sólo cambia el emisor.

Hasta ahora y a pesar de varios deslices mi simpatía hacia Bárcenas permanecía inalterable y como la inmensa mayoría de los españoles estaba atenta, día tras día, esperando a ver si tiraba de la manta o si su farol no es más que eso, un amago de terremoto que se queda en un pequeño susto. Sorprender a los españoles a estas alturas es más que difícil.

Sin embargo, tras este domingo mi percepción hacia este Rhett Butler de cuentas suizas, montañas nevadas y ajedrez en Alcalá-Meco ha cambiado radicalmente. No por sus ataques a María Dolores de Cospedal (el protagonista de Lo que el viento se llevó jamás se metería con una dama) sino por utilizar la mentira para intentar erosionar y poner en un aprieto a quien le quitó los poderes en el seno del PP. Porque Bárcenas ha demostrado tener muy mal perder y muy poca elegancia lanzando (si es que es verdad que se lo dijo a Pedro J. Ramírez) sin pruebas una supuesta comisión ilegal de 200.000 euros por un contrato municipal en Toledo cuando Cospedal estrenaba cargo como presidenta regional del PP pero sin ningún poder interno en el núcleo duro del partido, ya que llegaría a ser secretaria general meses después.

El calendario le ha jugado una mala pasada a Bárcenas que ha perdido apoyos y demuestra que si esa es toda la artillería que posee poco pueden temer en el seno del PP. Las mentiras tienen las patas muy cortas y si toda España está atenta, los mentirosos tienen pocas posibilidades de ganar la partida. Al  jugar y perder, pagar y callar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído