No quería admitir nada y no se le ocurrió nada mejor

[Vídeo] Un borracho desesperado rompe a cabezazos la pared de una comisaría

La Policía israelí lo había detenido por conducción temeraria

No le gustó que lo estuviesen filmando sin su permiso

El vídeo se ha convertido en un fenómeno viral porque, lejos de lo que pueda pensarse, el protagonista no sufrió ningún daño tras destrozar la pared de cemento de una comisaría en Israel.

Y no lo hizo a patadas o de un sillazo, como sería lo más ‘habitual’, sino a cabezazo limpio ante la sorpresa de los agentes, que sólo lograron pararlo cuando ya no quedaba nada que ‘rascar’.

El hombre, un iracundo árabe, había sido detenido por conducir borracho, aunque negó la acusaciones e incluso que estuviera dentro del coche en ese momento, y no se le ocurrió nada mejor para demostrarlo que actuar de tal guisa. Parece ser, como queda de manifiesto en las imágenes, que no le gustó nada además que le estuviesen filmando sin permiso.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído