Diario de un NO nacionalista

Dinero (público) al servicio de los independentistas

Dinero (público) al servicio de los independentistas
Una recreación con independentistas catalanes de la foto de Joe Rosenthal, con los marines tomando el monte Suribachi, en Iwo Jima (II G.M.). IC

“…el pasado 17 de febrero de 2014 el pleno municipal aprobó la moción presentada por la alcaldesa (Merçe Conesa de CiU) por la que se apoyaría esta campaña de recogida de firmas por la independencia ya que se trataba de una “…campaña que empujada por la sociedad civil…”, parece que los pocos más de 25.000 socios de la ANC son LA sociedad civil.”

Muchas veces, el debate de la independencia parece ser algo meramente mediático, algo ajeno a la realidad de las calles, una especie de simulacro al que juegan unos políticos adictos a la moqueta, como si fuese un tema que no afecta la vida diaria, a los presupuestos cercanos, al día a día de los municipios.

Pero la realidad es que uno de los objetivos del independentismo –si no el principal- es permear toda la vida social de nuestras calles, es una obsesión por controlar la sociedad civil que se traduce en la utilización ideológica de los recursos públicos, es la cada vez menos disimulada realidad política de un multipartito único, unas instituciones al servicio de la Causa, una clase política convertida en casta, en innecesaria y poco democrática vanguardia de los catalanes.

Esta mañana, paseando por las calles de mi ciudad, Sant Cugat del Vallés, me he topado con tres carpas de la ANC recogiendo firmas por la independencia en poco más de ochocientos metros de calle, curiosamente para tal recogida utilizaban urnas electorales, carpas de coste considerable, mesas plegables, sillas y, como no, unos cuantos abnegados voluntarios persiguiendo a viandantes.

Esta estampa me ha llevado a reflexionar cómo era posible la tremenda capilaridad política de la ANC y la densa implantación territorial de una organización privada como esta, por casualidad he podido ver cómo desmontaban una de dichas carpas, desmontaje a cargo de unos operarios del ayuntamiento, con un camión del servicio de manteamiento… he preguntado a estos trabajadores si sabían de quién era la carpa, mobiliario, urnas, etc. y me han confirmado que, efectivamente, todo era propiedad del consistorio y que lo devolvían a dependencias municipales…

Es decir, con dinero público, con unos recursos cada vez más escasos, estamos pagando las campañas ideológicas de una asociación que ni siquiera ha pasado por el refrendo de unas elecciones… no solo es una utilización indecente de lo público sino también una suplantación de la representación por lo asambleario.

Indagando respecto a cómo es esto posible y gracias a la colaboración de un político de mi ciudad, resulta que el pasado 17 de febrero de 2014 el pleno municipal aprobó la moción presentada por la alcaldesa (Merçe Conesa de CiU) por la que se apoyaría esta campaña de recogida de firmas por la independencia ya que se trataba de una “…campaña que empujada por la sociedad civil…”, parece que los pocos más de 25.000 socios de la ANC son LA sociedad civil.

Moción que se extralimitaba no solo en las competencias municipales sino que también chocaba con el principio democrático de neutralidad institucional. Dicha moción fue votada a favor por CiU y las CUP, el Partido Popular se ausentó como forma de protesta, ICV se abstuvo, y el PSC votó en contra, pero que nadie se entusiasme por el voto contrario de los socialistas, dicho voto en contra no es un síntoma de recuperación de la cordura democrática, el sentido de ese voto lo explica así el concejal del PSC, Ferran Villaseñor: “…hace falta unificar las fuerzas para hacer la consulta y cuando no se pueda ya veremos qué se puede hacer…”.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído