TRAS LA SENTENCIA DEL TC

El Govern acusa al Estado español de ofrecer democracia «de baja calidad»

"Para impedir según qué debates como el soberanista, que no podrán impedir, están dispuestos a cargarse la misma esencia de la democracia"

El Govern acusa al Estado español de ofrecer democracia "de baja calidad"
Francesc Homs, consejero de Presidencia de la Generalitat.

El portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, ha acusado el 26 de febrero de 2015 al Estado de ofrecer una democracia «de baja calidad» a sus ciudadanos y ha tachado la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el 9N de muy restrictiva y alejada del pacto constitucional de 1978.

Así se ha pronunciado en rueda de prensa en la Generalitat después de que el TC declarara inconstitucionales dos preceptos de la Ley de Consultas Populares no referendarias aprobada por el Parlament en septiembre, e inconstitucional y nulo de pleno derecho el acuerdo de convocatoria del 9N.

«Para impedir según qué debates como el soberanista, que no podrán impedir, están dispuestos a cargarse la misma esencia de la democracia», según Homs, que también aprecia una incomprensible alienación del TC con los intereses del Gobierno central, ha dicho.

Para él, la sentencia niega implícitamente legitimidad democrática y representativa a las instituciones catalanes para preguntar sobre cuestiones de su competencia, hasta el punto de hacer «impracticable» esta posibilidad.

También ha lamentado que el fallo del TC defienda que ya se garantiza muy ampliamente la participación democrática permitiendo votar cada cuatro años y que otras maneras de hacerla efectiva deben tener un carácter extraordinario: «Hacen una lectura muy restrictiva, muy propia de la perspectiva de hace 40 años».

ALINEACIÓN DEL TC CON EL GOBIERNO

El también conseller de Presidencia ha constatado una «incomprensible alienación» del Alto Tribunal con los intereses del Gobierno central, lo que va en contra de su independencia y neutralidad, además de reprochar que sus magistrados se reúnan de forma extraordinaria para abordar el 9N pero no para el decreto de pobreza energética.

Para Homs, que el marco constitucional y político español no permita saber la opinión de los ciudadanos significa que el Estado ofrece «una democracia de baja calidad, y esto es incompatible con las exigencias y necesidades de una sociedad madura» y con los preceptos de la UE.

«La expresión democrática en el Estado no encuentra ni diálogo ni recorrido político» –ha sostenido el portavoz del Govern–, ante lo cual el pueblo de Cataluña se ve en la necesidad de abrir caminos alternativos y no quedarse con los brazos cruzados.

Tras descartar recurrir el fallo al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, ha señalado que ahora toca seguir la vía política con la convocatoria de las elecciones del 27S, como reivindicó el jueves 26 de febrero el presidente de la Generalitat, entre otras acciones.

Así, Homs ha explicado que pidió hace un mes al Consell Assessor per la Transició Nacional (CATN) un informe de balance para identificar hasta qué punto las instituciones y sociedad catalana ha seguido todos los pasos que tenía a su alcance para ejercer el derecho a decidir, analizar la calidad democrática del Estado y contrastar la conveniencia del 27S.

Este informe, que está previsto acabar en pocos días, se enviará al conjunto de instituciones europeas y a la comunidad internacional para que se sepa «el nivel de calidad democrática» que se puede ejercer en España y para hacer pedagogía y explicación de lo que reivindican los catalanes.

Sobre la reunión del Pacte Nacional pel Dret a Decidir del viernes 6 de marzo, ha llamado a partidos y sociedad civil ha convertirla en una «reafirmación» del compromiso de los catalanes con el derecho a decidir.

CONTRA LOS QUE APLAUDIERON

Además de descartar que la sentencia del TC afecte a las querellas presentadas contra el presidente del Govern y las conselleras de Gobernación y de Enseñanza, ha cargado contra los diputados que «aplaudieron y se vanagloriaron» en el Congreso para celebrar el fallo durante el Debate del estado de la Nación.

«Hay gente que ha perdido el sentido común y está tan en contra de lo que se plantea en Cataluña que incluso están dispuestos a echarse a las espaldas» una sentencia que –ha añadido– afecta también al resto de autonomías.

Al preguntarle si cree que el Gobierno central puede recurrir el carácter plebiscitario del 27S, Homs ha respondido que no se imagina que puedan prohibir una convocatoria de elecciones al Parlament: «Hay cosas que son absurdas, y estamos tranquilos».

Te puede interesar

Autor

Javier Velasco-Arias

Javier Velasco-Arias, biblista y educador.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído