Denuncia desde la Asociación Unificada de Guardia Civiles

Cada vez, menos guardias civiles en la calle y más mandos en los despachos

Cada vez, menos guardias civiles en la calle y más mandos en los despachos
Guardia Civil

La Guardia Civil se retira de las calles para descansar en los cómodos despachos. Es la conclusión que se desprende del balance de plantillas en la Guardia Civil resultante de la legislatura del último Gobierno.

AUGC ha podido comprobar esta circunstancia al analizar las cifras del descenso de guardias civiles en los últimos cuatro años, al tiempo que ascendía el número de oficiales.

En total, entre los meses de diciembre de 2011 y 2015 se registró una pérdida de 4.263 efectivos dentro de la de escala de Cabos y Guardias (-6,5%) y un descenso de 406 efectivos en la escala de Suboficiales (-6,24%).

Por el contrario, en la escala de oficiales se produjo un aumento de 132 efectivos (+ 4,2%). Resumiendo, cada vez menos agentes para trabajar en la calle y más para mandar desde las oficinas. Los datos han sido extraídos de los escalafones publicados en Boletín Oficial de la Guardia Civil.

Se trata de una situación que refleja a las claras cómo se ha entendido desde el Gobierno del PP la aplicación de las medidas de austeridad en la Guardia Civil. A estas cifras ya de por sí escandalosas cabe añadir las ya endémicas carencias y deficiencias materiales con las que los agentes deben afrontar su trabajo diario.

Así, mientras que nunca faltan recursos para desfiles ostentosos o incluso para adquirir una cristalería o vajilla para una sala de recepción de autoridades, los guardias civiles salen a la calle sin chalecos antibalas.

El Gobierno de España, que tiene la seguridad ciudadana en la provincia de Badajoz en el más absoluto ostracismo, sigue en su empeño de seguir maquillando estadísticas. Por ello, AUGC-Badajoz denuncia la situación extrema que sufren los ciudadanos y ciudadanas. Puestos de la Guardia Civil con un solo componente en ocasiones como los que existen en la provincia de Badajoz, patrullas que deben acudir a incidencias cuando se encuentran a más de 70 kms. del lugar, edificios oficiales que son custodiados por un solo componente, patrullas de seguridad ciudadana que abandonan su cometido pues no existe personal para custodiar a detenidos en los calabozos, etc.

La Delegada del Gobierno en Extremadura tiene conocimiento de todas las circunstancias expuestas en ésta «denuncia» pero continúa ignorando a aquellos que buscamos un servicio de calidad al ciudadano y ciudadana.

Lo mismo cabe decir de la partida destinada a Productividad, cuyo 50% va a parar a los bolsillos de los altos mandos, dejando el resto a repartir entre 70.000 guardias civiles.

Se trata de una concepción de la (in)justicia distributiva que, además, no sólo va en perjuicio de los propios trabajadores del Cuerpo, sino también de los ciudadanos en general, que ven mermados sus servicios de seguridad a costa del generoso estipendio y los oropeles del generalato.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído