Condenado a 30 meses de prisión por mandar correos basura

(PD).- Un hombre del barrio neoyorquino de Brooklyn ha sido condenado a 30 meses de prisión por enviar correos electrónicos basura a más de 1,2 millones de usuarios de la empresa de Microsoft America Online (AOL), tras burlar el sistema de filtro de la compañía de Internet.

Adam Vitale, de 27 años, fue condenado en una corte federal de Manhattan después de que se declarara culpable hace más de un año de violar las leyes contra el envío de correos electrónicos basura. También se le condena pagar 113.189 euros a AOL como indemnización.

Vitale fue sorprendido al hacer un trato con un informador del Gobierno estadounidense para enviar correos electrónicos basura que hacían publicidad a un programa de seguridad para ordenadores a cambio de un 50% de las ganancias del producto, según informaron varios fiscales.

«El enviar correos basura es una grave conducta criminal; este no es un adolescente que participa en un juego de niños», ha asegurado el juez de distrito de Estados Unidos, Denny Chin, a Vitale, mientras dictaba sentencia. Previamente, Vitale se había disculpado y afirmado que había aprendido una lección. Aunque los fiscales ya conocen a Vitale que acumula 22 condenas previas y presuntamente ha ayudado a administrar un círculo de prostitución en Internet, aunque no fue acusado formalmente.

En el caso de correos electrónicos basura, Vitale y Todd Moeller burlaron el sistema de filtro de America Online al usar varios servidores distintos para enviar los mensajes y cambiaron la información del encabezado del archivo para asegurarse de que no los pudieran descubrir.

Moeller, de Nueva Jersey, fue condenado en noviembre a 27 meses de prisión por su participación en la trama. Documentos de la corte señalan que, en menos de una semana de agosto de 2005, Vitale y Moeller enviaron los correos electrónicos a nombre del informador a más de 1.277.000 direcciones de usuarios de AOL, una división de Time Warner Inc.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído