El 88% del sector se lo repartenNokia, Samsung, Sony Ericsson y LG

La telefonía móvil digiere una caída de los ingresos del 24%

Ni la temporada navideña evitará el peor año de toda su historia

Miles de consumidores han dejado para mejor ocasión la renovación de su móvil y, los que han cambiado de equipo, han buscado productos con la mejor relación calidad-precio

La crisis del consumo está dejando su herida en la industria español de la telefonía móvil como no se había producido a lo largo de toda su historia.

Según los últimos datos del sector, en los últimos meses se han desplomado los ingresos de los fabricantes de terminales, pese a que se han incrementado las unidades vendidas.

Eso es lo que ha ocurrido entre los pasados enero y octubre y la tendencia apunta a que se cerrará el curso con una caída del valor del 24%.

Según los últimos datos de GFK, los ingresos de los fabricantes de móviles en España durante los diez primeros meses del año superaron los 1.416 millones de euros entre los pasados meses de enero y octubre, un 24% menos que la facturación del mismo periodo del año anterior, que fue de 1.871,2 millones de euros.

Por el contrario, por número de unidades comercializadas, las ventas alcanzaron los 13,56 millones de unidades en el mismo periodo de tiempo, el 5% más que los 12,88 millones de unidades distribuidas en 2008.
Mercado ‘repartido’

El 88% de los ingresos del sector se lo reparten cuarto marcas: Nokia (47,3%), Samsung (18,9%), Sony Ericsson (11,10%) y LG (10,1%). Por el contrario, en el ranking por número de unidades vendidas se percibe un cambio de posiciones en el tercer puesto del podio.

Tras Nokia (42,2%) y Samsung (23,11%), aparece LG (13,3%), en perjuicio de Sony Ericsson (10,6%), que pierde un puesto respecto al escalafón por ingresos.

Detrás de los líderes, pugnan por cuotas inferiores al 10% compañías como HTC, Motorola, Alcatel o Apple.

Destacados fabricantes de telefonía móvil coinciden en que 2009 ha sido el peor año de la historia para el conjunto del sector, aunque no a título particular. Y lo peor del asunto es que ni la inminente campaña navideña parece capaz de salvar los muebles de este curso.

De los datos anteriores se desprende que miles de consumidores han dejado para mejor ocasión la renovación de su móvil y, los que han cambiado de equipo, han buscado productos con la mejor relación calidad-precio.

Por todo ello, los márgenes comerciales cada vez son menores, especialmente entre los equipos de gama alta.

Los equipos de gama baja siguen vendiéndose con profusión, pero la feroz competencia en este segmento y la presión para formar parte de los catálogos de equipos subvencionados de los operadores recortaron los ingresos de los fabricantes.

Entre las grandes lecciones que deja el año sobresale la desaparición de la clase media en el negocio de móviles: ahora sólo hay móviles de gama alta o de baja, sin más.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído