Cuando una pareja de actores puede cargarse una serie entera

Las cinco parejas más insoportables y con menos química de las series españolas de los últimos años

Desde Soraya y Chema en Aída, a Sira Quiroga y Marcus Logan de 'El tiempo entre costuras'

Las cinco parejas más insoportables y con menos química de las series españolas de los últimos años
Fotograma del final de 'El tiempo entre costuras'.

A veces es culpa de los actores, otras de los personajes que interpretan y en ocasiones, simplemente, la cosa no encaja. Crear química en la pantalla es muy difícil. Han de darse muchos factores. Pero cuando una serie de televisión se basa en la relación de dos personas y ésta no termina de cuajar, lo más seguro es que se vaya todo al traste. Repasamos las parejas menos avenidas de nuestra televisión más reciente.

Lo más normal es pensar que la química que transmiten (no que sienten) dos personas resulta algo casi exclusivamente físico. Es verdad que eso es importante. Se da por hecho que si en una pareja uno es más guapo o más joven y el otro más viejo o más feo, la cosa no funciona. ¡Error! No tiene por qué. ¿Cuántas parejas de guapos hay que no pegan ni con cola? Lo que sí tiene que haber es cierta compensación de atractivos.

La química en pantalla recae, en todo caso, en el ojo del espectador. Es subjetiva, aunque tampoco es del todo cierto. Es como la fotogenia, o se tiene o no se tiene. No hay explicación.

En cine o en TV, tampoco importa el feeling entre los actores en la vida real. Dos intérpretes pueden querer matarse mutuamente fuera de cámara, pero tener un ‘algo’ especial en cuanto se encienden los focos. O al revés, recordemos a Tom Cruise y a Nicole Kidman, fueron marido y mujer, pero en cine era como ver ‘Redes’ presentado por Sonia Monroy. Grotesco y desternillante (para mal).

Obviamente, también es importante, fundamental, que sus personajes funcionen ya en el papel. Sin eso, no hay buen rollo que valga.

Darse cuenta de estas cosas son las que hacen que un director de casting se gane el pan. Hay que ver cómo funcionan los actores por separado, juntos y ante la cámara (a veces ocurre que en la vida ‘real’ existe química, pero en la ficción no, y al revés).

Veamos pues, cinco ejemplos de las que, creemos, son las peores parejas que ha dado la televisión española en los últimos años (la palabra ‘últimos’ es decisiva, no se trata de poner a Ana Obregón y Roberto Álvarez en ‘Ana y los siete’).

Paula (Angy Fernández) y Cabano (Maxi Iglesias) en ‘Física o Química’

Ella era la ‘grunge’ del grupo, la menudita de mandíbula ‘potente’ y rebelde sin causa. Él era el guapo oficial, el cachas, pijillo y chulo. Lo raro es que Cabano estaba enamorado de Paula a más no poder. Sí, sucedió durante las primeras temporadas de ‘Física o Química’ y nadie daba crédito y menos cuando ambos, ¡se montaron un trío con otra! Pero peor fue cuando juntaron a la pobre de Angy con el chino (que ahora es gancho de ‘Mujeres y hombres y viceversa’…)

Ya desde el guion, esa pareja no tenía sentido, pero es que los actores no encajaban en nada. Sobre todo porque ella iba de ‘pibón’ y, en fin… Sin comentarios. Al final, el guapo se quedó con la guapa (Cabano con Ruth -Úrsula Corberó- y la pequeñita y oscura con el pequeñito y oscuro (Paula con Gorka -Adam Jezierski-).

Gimeno (Paco Carbonell) y Claudia (Elia Galera) en ‘Hospital Central’

Entendemos que el personaje de Gimeno era un amor. Un tipo poco agraciado peor optimista y graciosete, digno de ser amado por una modelo como Claudia, pero es que eso no tenía lógica alguna. Para empezar, los actores no cuadraban ni física ni ‘artísticamente y sus personajes tampoco (él era divertido y ella una sosa de cuidado).

Sira Quiroga (Adriana Ugarte) y Marcus Logan (Peter Vives) en ‘El tiempo entre costuras’

Esta pareja no funcionaba ni en el libro. Para empezar porque no estaba basada en nada físico, sobre todo tras haber sido abandonada y embarazada en Tánger, pero de ahí a que su siguiente relación sea casta y pura, hay un trecho.

En la serie la cosa se complicaba porque, principalmente él, no era buen actor. Demasiado soso para tanta mujer. Son muy guapos, sí, pero no interesaba lo que les ocurriese como pareja.

Soraya (Miren Ibarguren) y Chema (Pepe Viyuela) en Aída

Son una pareja ideal y muy humorística pero la cosa no cuadra. Será por el físico o por lo que sea pero no termina de resultar creíble esta relación. No hay feeling, cualquier contacto físico entre ellos es casi grimoso de ver. Pegaba más él con Aída (Carmen Machi), no por una cuestión de ‘belleza’ sino porque se complementaban mejor.

Greta (Nerea Camacho) y Jota (Rodrigo Guirao) en ‘Bienvenidos al Lolita’

Entiendo que el rollo niña mona enamorada de chico mayor y malote siempre funciona, pero es que ésta es, con mucho, la pareja más insufrible de la actual ficción española. Aún no se han liado pero ya llegará, aunque esperemos que no pase.

Es cierto que los dos son muy guapos y que lo tienen todo a favor, principalmente porque ambos parecen actores porno pero no resultan creíbles. ¿Por qué? Pues porque son malos actores.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído