Polémica sobre Gabarrón

Por José María Arévalo

(Cristóbal Gabarrón Posa entre sus esculturas y al fondo su pintura en una imagen de archivo de El Mundo de Valladolid)

Este verano Cristóbal Gabarrón ha sido objeto de polémica –que aún sigue- con motivo de la organización de la exposición del 75 aniversario de la ONU que se pretendía realizar  en el Museo Patio Herreriano junto con la del mismo aniversario del nacimiento de Gabarrón, a lo que se opuso, en el mes de julio, su director, aunque se habría mostrado dispuesto a colaborar en su organización en otros espacios de la ciudad. Y la prensa recogía a finales de agosto que el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, afirmaba que la ciudad acogerá en octubre varias exposiciones que vincularán el 75 aniversario de la ONU con el 75 aniversario del creador murciano Cristóbal Gabarrón.

Para los que no lo conozcan, Cristóbal Gabarrón, que nació en la localidad murciana de Mula en el año 1945, con seis años de edad se trasladó con su familia a vivir a Valladolid y se dedicó a la pintura desde muy joven realizando sus primeras exposiciones en la Galería Castilla de Valladolid y en la Galería Macarrón de Madrid, en las que se mostraron pinturas figurativas con representación de paisajes castellanos, de su entorno rural. A partir de entonces, evolucionó, pasando por el informalismo hacia la abstracción. En 1967, con tan sólo 22 años, Gabarrón expuso en la Galería Leob de Nueva York y en la Galería Arts Perspective de París. A partir de 1991 su obra estuvo estrechamente vinculada al deporte y al olimpismo, recibiendo una serie de encargos para los grandes acontecimientos en este campo. Desde 1986 su lugar de residencia es Nueva York, aunque pasa largas temporadas en Valladolid. En septiembre de 2015 sl Museo Fundación Cristóbal Gabarrón, inaugurado el 6 de febrero de 2003, cerraba sus puertas en Valladolid para trasladarse al pueblo natal del titular.

Gabarrón es, aparte la polémica actual, un creativo muy discutido. No es de extrañar que la reputada crítica Elena Vozmediano, en un artículo titulado “Gabarrón Corp”, publicado el pasado 2 de septiembre en su blog, se mostrara muy crítica con el proyecto actual de celebración conjunta de su 75 aniversario y el de la ONU, lo que entiende como una «operación política» para beneficiar al creador, «paradigma de esos artistas de poco mérito que medraron a base de contactos en los gobiernos autonómicos y locales», «a menudo en alianza con cargos corruptos». La muestra, apunta, también asomaría «la patita» en el Museo Nacional de Escultura.

Puente confirma la muestra de Gabarrón sin concretar sedes

La prensa de esos días recogía que el alcalde socialista ha afirmado no saber las fechas en las que tendrán lugar y tampoco quiso concretar su lugar de celebración, aunque no desmintió que estén barajando el Museo Patio Herreriano. «Desde Naciones Unidas, sin embargo, se apunta al 24 de octubre, en plena inauguración de la Seminci –escribía en un artículo on line titulado Creatividad desatada en confinamiento–.Es un artista muy vinculado a la ONU. Se nos presentó como una oportunidad para conciliar esos dos eventos», se limitó a reconocer el alcalde cuando fue preguntado por los periodistas. Puente aseguró que el Ministerio de Asuntos Exteriores promueve el proyecto.

Gabarrón rechazado para el Patio Herreriano

L. M. Lostau publicaba en El Mundo de Valladolid, el 18 de julio, un artículo que titulaba “Hontoria rechaza una muestra de Gabarrón programada por Cultura. Pretende celebrar en parte del Patio Herreriano una muestra con motivo del 75 aniversario del nacimiento del creador de Mula y de la fundación de las Naciones Unidas”, en el que recordaba que en febrero de 2019, tras una reunión extraordinaria del Consejo Rector de la Fundación Municipal de Cultura, la concejala Ana Redondo anunciaba el nombramiento del crítico y comisario independiente Javier Hontoria como nuevo director del Museo Patio Herreriano, cuyo programa para el Museo Patio Herreriano llegaba avalado por un comité de expertos que lo había encumbrado frente a otros cinco finalistas. “Redondo presumía entonces de haberse guiado por un código de «buenas prácticas» en materia cultural para llevar a cabo el proceso de selección, valorando el «mérito», la «capacidad» y el «proyecto» de Hontoria. La socialista aprovechó para recordar que en el pasado, bajo el gobierno del PP, se había recurrido al «dedazo» en situaciones similares. Pues bien, ahora es la propia concejala quien parece dispuesta a recurrir a esa fórmula: la de la imposición del criterio político por encima del del experto.

(Museo Patio Herreriano)

Según ha podido saber este diario, desde el Ayuntamiento de Valladolid se trabaja en la celebración este otoño de una exposición dedicada a Cristóbal Gabarrón. Una muestra para celebrar los 75 años del autor de Mula (Murcia) que ocuparía parte del MPH. Hontoria, que habría mostrado su voluntad de colaborar para organizar en la ciudad una exposición institucional –caprichos del azar, también en el 2020 se cumple el 75 aniversario de las Naciones Unidas, dos aniversarios que los responsables de la iniciativa quieren vincular–, es contrario a que la muestra se celebre en el museo vallisoletano, legitimando así la asombrosa trayectoria de Gabarrón y asumiendo una propuesta ajena a su proyecto museístico.

Gabarrón, no reconocido en España

¿Asombrosa? –continuaba Lostau-. El creador, que ha expuesto su obra en Bélgica, Suiza, Alemania, Francia, China, Estados Unidos, Australia o Portugal, casi no ha conseguido abrir las puertas de los principales centros españoles, y mucho menos de sus colecciones. El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, el Artium de Vitoria… Los grandes museos de arte contemporáneo han ignorado, por lo general, al de Mula, que sí llegó a exponer en el IVAM de la controvertida Consuelo Císcar en 2006. Ese mismo año ésta recibía la Medalla de Honor de la Fundación durante su tradicional gala anual –entregaba trofeos de «oro de 18 quilates» a sus galardonados, entre los que figuraron personalidades como el cirujano Pedro Cavadas, el arquitecto Richard Rogers, los escritores Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes y Jorge Edwards o el ex presidente mexicano Ernesto Zedillo–. Gabarrón, que en 2009 contaba con el también polémico director del Centro Niemeyer, Natalio Grueso, como jurado de sus premios, también expuso dos años después en el espacio asturiano –una y otro, por cierto, han acabado rindiendo cuentas de su gestión en los tribunales por distintas cuestiones–.

Calidad artística aparte –críticos de arte como Juan José Santos, Elena Vozmediano o Francisco Crabiffosse se han mostrado muy duros con su trabajo–, conviene señalar que ni la Colección Arte Contemporáneo del MPH guarda en sus fondos una obra del creador  que, con el estallido de la crisis, y cerrados los grifos de las administraciones  regional y local –la Junta llegó a conceder a su Fundación 110.000 euros para realizar campañas de lactancia–, ‘abandonó’ Valladolid en 2015 para probar fortuna en Murcia –dos años después, la Fundación Casa Pintada entró en suspensión de pagos–.”

El Museo Patio Herreriano en el pasado

“Es oportuno señalar que la historia del MPH, como la de muchos otros museos españoles, no ha estado exenta de injerencias políticas: en 2006, Teresa Velázquez, que apenas llevaba dos años al frente del centro, abandonó la dirección del MPH después de que el Ayuntamiento, con Javier León de la Riva como alcalde y María Ángeles Porres al frente del área de Cultura,  programara de forma unilateral una exposición dedicada a Cristóbal Colón (La materia de los sueños), rechazada por la responsable del museo y por los miembros del comité asesor del centro, Antonio Bonet Correa, Simón Marchán Fiz y Eugenio Carmona, que presentaron su dimisión dos meses antes de la marcha de Velázquez.

Artistas, galeristas y directores de museo se pronunciaron a favor de los asesores en comunicados que llevaban las firmas de Antoni Tàpies, Luis Gordillo, Rafael Canogar, Juan Genovés, Soledad Lorenzo, Juana de Aizpuru, Rosina Gómez Baeza, Manuel Borja Villel, José Guirao o Rafael Doctor. Aquello fue un golpe a la imagen del centro, abierto en 2002, y que ya en 2003 vio cómo dimitían su jefe de Comunicación y Desarrollo, su coordinadora de Conservación, su coordinadora de Educación, su coordinadora de Exposiciones y una jefa de departamento.

El Documento de Buenas Prácticas en Museos y Centros de Arte  expresa lo siguiente: ‘La Dirección ostenta la máxima responsabilidad del museo o centro de arte. Para cumplir con eficacia su misión debe estar plenamente respaldada por todos los órganos de gobierno de la institución’. El texto fue firmado en 2007, entre otros, por la ministra de Cultura Carmen Calvo y por la entonces presidenta del Instituto de Arte Contemporáneo Rosina Gómez-Baeza, así como por Soledad Lorenzo, representante del Consorcio de Galerías de Arte.”

Farsantes y oportunistas hay en todas partes

De modo que la actual polémica sobre Gabarrón ha puesto también de actualidad la independencia de la gestión de nuestros museos vallisoletanos. Al respecto creo fue significativa la respuesta que el actual responsable del Museo Patio Herreriano, Javier Hontoria (Madrid, 1975) daba en una entrevista del 8 de marzo pasado, también en El Mundo de Valladolid, sobre su compromiso cuando fue elegido para la dirección del museo:

“La coherencia reside en seguir el programa por el que fui seleccionado con todo el rigor del que uno pueda hacer gala. Me haría muy feliz poder desarrollarlo con la mayor precisión. Muy pocas cosas cambiaría de cuantas propuse en mi solicitud.

Las que cambiaría tienen que ver con las nuevas impresiones que dimanan de la experiencia en la ciudad y en la región y del encuentro con la obra de artistas locales que entroncan con los discursos del arte de hoy.

Sobre qué debemos dejar fuera, como ya dije alguna vez hay que evitar todo lo que pueda suponer una mofa hacia el arte contemporáneo.

Farsantes y oportunistas hay en todas partes, también, por supuesto, en el arte y también aquí. Sabemos detectarlos.”

La entrevista tenía lugar a propósito de la aparición, por primera vez, del Patio Herreriano en el ranking del Observatorio de la Cultura como una de las grandes propuestas del año en Castilla y León, por delante de programaciones como las del TAC, Las Edades del Hombre, el Teatro Calderón, el Hay Festival. “El observatorio –explicaba Hontoria- es una encuesta realizada entre alrededor de 500 profesionales de la cultura en España y, por lo tanto, juzga más desde lo cualitativo que desde lo cuantitativo, más desde la incidencia real que esta institución puede tener en su ciudad que desde la fría impersonalidad de los números.”

No me extraña que Hontoria se niegue ahora a exponer a Gabarrón, con el riesgo de rebajar el nivel del Museo Patio Herreriano. Comparto su opinión.

Decisión final

La concejala de Cultura, Ana Redondo, confirmó el pasado 17 de septiembre que, en la plaza de San Pablo, Gabarrón desplegará su Universo iluminado, de igual forma que sus esculturas y pinturas tomarán toda la planta baja del Patio Herreriano. «Es lo que nos han pedido desde distintas instituciones, y éste (el MPH) es un espacio municipal; no entramos  a interferir en la programación del museo, que en un 99% se desarrolla conforme al criterio de la dirección. El cómo se celebra es una cuestión que prácticamente  nos ha venido dada»,

Preguntado Javier Hontoria por la celebración de estas exposiciones en el Herreriano, afirmó: «Poco puedo decir de un programa que no es mío. Hemos de pensar mucho en lo que hacemos en un museo y en una ciudad tan importantes. Soy de los que creen que este museo tiene una imagen muy importante que hay que preservar y cuidar, que forma parte de un acervo cultural y de una comunidad artística que no conviene ofender. Es muy importante que sepamos qué conviene y que no. Es todo lo que puedo decir al respecto».

La concejala de Cultura descartó que este capítulo acabe dañando la imagen del museo, pese a que reconocidos críticos de arte o la Unión de Artistas Contemporáneos de España hayan cargado contra la gestión del Ayuntamiento, al desoír los planteamientos del director del Patio Herreriano. «La imagen del museo está en su historia. En el museo, que lleva ya más de 10 años de trayectoria, caben muchas cosas: celebraciones, conciertos, grandes exposiciones… Se trata de generar interés ciudadano, de que se llene el museo, de hacerlo atractivo».

El Mundo de Valladolid preguntó a Redondo si la muestra de Gabarrón será ese reclamo para atraer al gran público. «Hablamos de una celebración de Naciones Unidas y, que yo sepa, no hay muchos artistas vinculados a esta organización. Y además él es de Valladolid. Ahí se encuadra esta exposición. No siempre es un demérito que haya polémica en torno a un artista; es habitual», respondió la concejala de Cultura.

Sigue la polémica todavía

Y entrando en el mes de octubre, sigue la polémica, porque ahora la prensa informa de que un grupo de profesionales del arte han denunciado la injerencia del Ayuntamiento en el Museo Patio Herreriano, al alertar de que las autoridades municipales quieren interrumpir la programación prevista en el centro con una exposición del «muy cuestionable» Cristóbal Gabarrón.

Son artistas plásticos y profesionales del mundo del arte de toda España los que denuncian hay “injerencias políticas” en el Museo Patio Herreriano de Valladolid, algo que consideran que “no tiene cabida en un estado democrático”. Los firmantes de esta denuncia, entre los que suman más de 1.200 socios de distintas asociaciones además de artistas particulares, alertaron de que las autoridades municipales quieren imponer “su criterio no experto” y obligar a interrumpir la programación prevista en el centro cultural con una exposición del “muy cuestionable” Cristóbal Gabarrón, algo que estimaron que “contradice de manera escandalosa el principio de ejemplaridad del que toda institución pública debe hacer gala”.

Los firmantes de esta crítica recordaron en su día, a través de un comunicado, que el Museo Patio Herreriano de Valladolid custodia una de las colecciones de arte contemporáneo “más importantes” de España y dos de los más importantes legados artísticos a nivel nacional, como son el fondo artístico y documental de Ángel Ferrant, así como el legado de la Galería Buades. Después de las “azarosas y controvertidas derivas” que ha vivido el museo, el colectivo vio “con satisfacción” el nombramiento del primer director elegido por concurso público siguiendo las directrices del manual de buenas prácticas, con el nombramiento de Javier Hontoria, que ganó el concurso con un proyecto “avalado por un jurado profesional”, señalaron.

Por ello, manifestan ahora su “más decidido rechazo a semejantes prácticas”, que consideraron “ponen en cuestión” la labor de los profesionales de la cultura, y exigen que el actual equipo del museo pueda continuar realizando sus funciones “con el debido respeto a su criterio profesional”.

Y así han expresado su rechazo a la «injerencia» del Ayuntamiento de Valladolid en el Museo Patio Herreriano, además de muchas asociaciones, ya a título personal varios premios nacionales de Artes Plásticas, Velázquez o Medallas de Oro al Mérito de las Bellas Artes. En la lista de artistas que han firmado a título individual veo  a Rafael Canogar, Jordi Colomer, Luis Gordillo, Carmen Laffón, Jaume Plensa, Jordi Teixidor, Antoni Muntadas, o la vallisoletana Concha Gay, y otros también conocidos por su obra abstracta, así que no es una pugna entre defensores de un estilo u otro.

Pues eso es lo que hay.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído