Un Pacto de Social y Político por la Educación

El PP: sólo habrá pacto si hay reformas de calado

El PP: sólo habrá pacto si hay reformas de calado
Una estudiante ante el pizarrón, aprendiendo español. EP

El portavoz adjunto del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, aseguró este jueves que el documento propuesto por el ministro de Educación, Angel Gabilondo, para alcanzar un Pacto de Social y Político por la Educación «contiene avances» con respecto a los borradores anteriores, pero avisó que su partido solo firmará el acuerdo si se hacen reformas de calado en el sistema educativo.

A la salida de la reunión con el ministro, Alonso aseguró que para el PP es fundamental que el acuerdo garantice la vertebración del sistema educativo, la libertad de elección de los padres, la calidad de la enseñanza y la lucha contra el fracaso escolar.

«Si finalmente el Gobierno no tiene voluntad para apoyar aspectos tan importantes como éstos será difícil que lo firmemos», advirtió.

El portavoz ‘popular’ recalcó que, antes de decidir si apoyan el pacto, su partido primero tendrá que analizar el documento «porque ha habido cambios de última hora» en el texto.

El PP considera excesivo que el pacto implique un compromiso a diez años y cree que se puede alcanzar un acuerdo «sin necesidad de hipotecar de nadie».

Para Alonso, la reunión ha supuesto «un paso adelante» para llegar un acuerdo porque «el diálogo que estaba roto». Asimismo, considera positivo que el ministro haya dado un plazo de 15 días para responder a la propuesta del Gobierno, ya que «si seguía especulando el ministerio iba a terminar por convertirse en un observatorio de la educación».

 

EL PP DENUNCIA DISTINTOS DOCUMENTOS

La diputada ‘popular’ Sandra Moneo, mostró las «serias dudas» de su partido por el hecho de que el Ministerio, según dijo, haya dado «documentos distintos» a los partidos políticos, a la comunidad educativa y a las comunidades autónomas.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, remarcó que el pacto «tendría que ser más preciso para solucionar los problemas endémicos de la educación». A su juicio, el documento es «muy general» y «no afronta los problemas reales». Además, critica que Gabilondo «siga sin aclarar» las medidas legislativas que implicaría el pacto.

La representante de Izquierda Unida, Dolores Dolz, aseguró que el documento «se ha elaborado para que guste al PP» y ve «bastante complicado» que IU lo firme. «Apoyar el pacto por el pacto sería traicionar a nuestro modelo educativo y a los que confían en nosotros», concluyó.

Desde las filas de ERC, Joan Tardà, valoró que se hayan incorporado «bastantes» aportaciones de esta formación, pero considera «insultante» que de las 46 medidas del anexo, «ninguna referencia al reconocimiento a las lenguas distintas al castellano», algo que es «imprescindible» para que los republicanos firmen el pacto.

Por último, la diputada del BNG Olaia Fernández censuró la propuesta del ministro porque «no refleja en absoluto la situación y la problemática del gallego». «Nosotros estamos trabajando en Galicia por nuestro idioma y no podemos compartir un Pacto por la Educación en el que este tema quede obviado», declaró a Europa Press.

 

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído