Ciencia Viral

Descubren una franja de hielo especialmente sensible en Groenlandia

Descubren una franja de hielo especialmente sensible en Groenlandia
Hielo EP

Una franja de hielo de más de 600 kilómetros de longitud que drena un 12 por ciento de la gigantesca capa de hielo de Groenlandia ha sido más pequeña que hoy a menudo en los últimos 45.000 años.

Curiosamente, la pérdida de hielo de la corriente de hielo del noreste de Groenlandia (NEGIS, por sus siglas en inglés) tuvo lugar no solo durante el cálido periodo Holoceno, sino también durante un periodo considerado muy frío antes del último máximo glacial, según los investigadores. Los hallazgos –detallados en un artículo en ‘Nature Communications– sugieren que NEGIS es particularmente sensible a los cambios ambientales, lo que puede exacerbar la influencia del cambio climático antropogénico.

«Hay algunas partes de la capa de hielo que son relativamente estables y otras que muestran evidencia de retroceso muy rápido, un patrón que vemos hoy en día, así como hace miles de años -explica el coautor del estudio Anders Carlson, geólogo de la Universidad Estatal de Oregón (OSU, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos–. Parte de esto se relaciona con la topografía del lecho: cuando la capa está debajo del nivel del mar, estabiliza esa parte de la capa de hielo. En los puntos bajos, es inestable».

Carlson dice que diferentes factores pueden ayudar a explicar la pérdida de masa de hielo, incluidos el forzamiento orbital y las temperaturas cálidas de verano. El camino de la órbita de la Tierra la acercó al sol hace unos 9.000 años, poniendo fin al máximo glaciar del planeta. NEGIS mostró una significativa pérdida de hielo; pero también exhibió pérdida de hielo durante el periodo anterior a ese máximo, hace entre 41.000 y 26.000 años, que se cree que fue muy frío.

El paleoclimatólogo de OSU Christo Buizert, también coautor del estudio, reconstruyó las temperaturas del aire de ese periodo usando análisis de núcleos de hielo y descubrió que las temperaturas del aire eran mucho más frías que la media, pero las temperaturas de verano eran más cálidas, lo que puede haber contribuido a la pérdida de hielo. «Ese período también fue bastante seco y no hubo casi tanta nieve –describe Carlson–, lo que pudo haber reducido el margen de hielo».

EN BUSCA DE «QUEMADURAS SOLARES»

Los investigadores pudieron determinar dónde estaban los márgenes de la capa de hielo analizando las rocas en busca de «quemaduras solares», apunta Carlson. Cuando el hielo se ha retirado, las rocas se exponen a los rayos cósmicos que golpean el cuarzo en la roca y separan los elementos, creando berilio-10. Este bombardeo cósmico deja una huella digital elemental que permite a los científicos reconstruir tiempos sin hielo durante miles de años.

«El forzamiento antropogénico que estamos viendo hoy está teniendo un impacto significativo en la capa de hielo y ya se ha retirado a niveles que no estaban previstos hasta fines de siglo», afirma Carlson. Un equipo de investigadores daneses y estadounidenses llevó a cabo gran parte del trabajo de campo, estudiando tres glaciares de flujo rápido que desembocan en la capa de hielo de Groenlandia.

«Las observaciones modernas han demostrado que NEGIS es muy susceptible a los cambios en las temperaturas tanto del aire como del océano y actualmente se encuentra en una fase de retroceso rápido del hielo», afirma el autor principal del estudio, Nicolaj Larsen de la Universidad de Aarhus en Dinamarca. Larsen pasó gran parte del año pasado en un año sabático en la Universidad Estatal de Oregón donde colaboró con los investigadores de OSU.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído