Las ventajas de la sangres caliente

Los mamíferos y aves se adaptan mejor a los cambios climáticos que los reptiles y anfibios

Los mamíferos y aves se adaptan mejor a los cambios climáticos que los reptiles y anfibios
Un lobo feroz. PD

Mamíferos y aves, de sangre caliente, pueden tener una mejor oportunidad de evolucionar y adaptarse al clima rápidamente cambiante de la Tierra que sus pares de sangre fría, como reptiles y anfibios.

Es la conclusión de una nueva investigación que analizó más de 270 millones de años de datos en animales.

«Vemos que los mamíferos y las aves son más capaces de estirar y ampliar sus hábitats, lo que significa que se adaptan y cambian mucho más fácilmente», afirma el autor principal del estudio, Jonathan Rolland, investigador postdoctoral de Banting en el centro de investigación de Biodiversidad de la Universidad British Columbia (UBC), en Canadá.

«Esto podría tener un profundo impacto en las tasas de extinción y en cómo se verá nuestro mundo en el futuro».

Al combinar datos de la distribución actual de animales, registros fósiles e información filogenética para 11.465 especies, los investigadores pudieron reconstruir dónde vivieron los animales durante los últimos 270 millones de años y qué temperaturas necesitaron para sobrevivir en estas regiones.

El clima del planeta ha cambiado significativamente a lo largo de la historia y los investigadores encontraron que estos cambios han dado forma a dónde viven los animales. Por ejemplo, el planeta era bastante cálido y tropical hasta hace 40 millones de años, por lo que es un lugar ideal para vivir para muchas especies.

A medida que el planeta se enfriaba, las aves y los mamíferos pudieron adaptarse a las temperaturas más frías para poder moverse a los hábitats de las regiones más septentrionales y meridionales.

«Podría explicar por qué vemos tan pocos reptiles y anfibios en la Antártida o incluso en hábitats templados –apunta Rolland–. Es posible que eventualmente se adapten y puedan mudarse a estas regiones, pero les lleva más tiempo cambiar».

Rolland explica que los animales que pueden regular su temperatura corporal, conocidos como endotermos, podrían sobrevivir mejor en estos lugares porque pueden mantener a sus embriones calientes, cuidar a sus crías y migrar o hibernar.

«Estas estrategias los ayudan a adaptarse al clima frío, pero rara vez las vemos en los ectotermos o los animales de sangre fría».

Rolland y sus colegas argumentan que estudiar la evolución pasada y las adaptaciones de las especies podría proporcionar pistas importantes para comprender cómo los cambios rápidos y actuales en la temperatura afectan a la biodiversidad en el planeta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído