Los lobos gigantes estaban estrechamente relacionados con los lobos grises

El ADN desvela cómo eran en realidad los lobos gigantes de ‘Juego de Tronos’

Un equipo internacional ha secuenciado el ADN antiguo de cinco subfósiles de lobo gigante de Wyoming, Idaho, Ohio y Tennessee

El ADN desvela cómo eran en realidad los lobos gigantes de ‘Juego de Tronos’
Juego de Tronos PD

Los lobos gigantes que se volvieron populares con la saga ‘Juego de Tronos’ existieron en la antigüedad.

La especie extinta se separó de otros lobos hace casi seis millones de años y sólo eran un pariente lejano de los lobos actuales, según una nueva investigación publicada en la revista ‘Nature’.

Estos lobos, que se hicieron famosos en la serie ‘Juego de Tronos’, fueron comunes en toda América del Norte hasta hace unos 13.000 años, después de lo cual se extinguieron.

El estudio muestra que los lobos eran tan diferentes de otras especies caninas como los coyotes y los lobos grises que no podían reproducirse entre sí.

Los análisis anteriores, basados únicamente en la morfología, habían llevado a los científicos a creer que los lobos gigantes estaban estrechamente relacionados con los lobos grises.

La investigación fue dirigida por la Universidad de Durham, en el Reino Unido, junto con científicos de la Universidad de Oxford, la Universidad Ludwig Maximilian, en Alemania; la Universidad de Adelaida, en Australia, y la Universidad de California Los Ángeles, en los Estados Unidos.

Por primera vez, el equipo internacional ha secuenciado el ADN antiguo de cinco subfósiles de lobo gigante de Wyoming, Idaho, Ohio y Tennessee, que datan de hace más de 50.000 años. Sus análisis mostraron que los lobos gigantes y los lobos grises eran de hecho primos muy lejanos.

Esta es la primera vez que se toma ADN antiguo de lobos gigantes que revela una historia compleja de estos depredadores de la edad de hielo.

Sus análisis sugieren que, a diferencia de muchas especies de cánidos que aparentemente migraron repetidamente entre América del Norte y Eurasia a lo largo del tiempo, los lobos terribles evolucionaron únicamente en América del Norte durante millones de años.

Aunque los lobos gigantes se superpusieron con los coyotes y los lobos grises en América del Norte durante al menos 10.000 años antes de su extinción, no encontraron evidencia de que se cruzaran con estas especies.

Los investigadores sugieren que sus profundas diferencias evolutivas significaban que probablemente estaban mal equipados para adaptarse a las condiciones cambiantes al final de la edad de hielo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído