El 40% de la población padece algún trastorno de tiroides

El 40% de la población padece algún trastorno de tiroides

(PD).- El jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, Pedro Benito, ha explicado a Efe que el hipotiroidismo afecta al 15 por ciento de la población, aunque es más frecuente en mujeres ya que de cuatro pacientes que lo padecen sólo uno es hombre.

La glándula tiroides tiene funciones muy importantes ya que regula el metabolismo del cuerpo, es productora de proteínas y controla la sensibilidad del cuerpo a otras hormonas.

El hipotiroidismo es una dolencia que se presenta cuando la glándula tiroidea funciona a un ritmo más bajo de los niveles considerados normales y se trata a través de hormonas que se suministran por vía oral a través de pastillas.

En el caso del hipertiroidismo es lo contrario, la glándula tiene que ser frenada porque su ritmo es alto y puede tener repercusiones negativas para la salud de tipo cardíaco, entre otras cosas.

El hipertiroidismo afecta a un 5 por ciento aproximadamente de mujeres y tiene que ser tratado mediante cirugía para extirpar la glándula o con yodo radiactivo, que es la tendencia que se está utilizando más para evitar los peligros que comporta una cirugía y más en una zona delicada como el cuello.

En este sentido, Pedro Benito ha indicado que el yodo radiactivo, que se suministra por vía oral y se utiliza desde hace unos 40 años, es más barato e igual de efectivo que la cirugía.

La tercera patología del tiroides que afecta a la población son los nódulos, también más frecuentes en mujeres que en hombres.

Según Benito, si los nódulos son menores de un centímetro se pinchan y en el caso de que resulten benignos se ignoran, y únicamente se extirpan si son malignos aunque «no se operan tanto como antes».

El responsable del Servicio de Endocrinología ha destacado que el incremento del número de pacientes con problemas de tiroides se debe fundamentalmente a la incorporación de análisis rutinarios que hace unos años no se llevaban a cabo.

«Se trata de una alteración muy frecuente» ha indicado Benito, quien ha asegurado que si se hacen ecografías, una de cada tres personas presentarían nódulos, «sólo que antes no se enteraban y ahora se detectan».

En su opinión, «existe un miedo» al resultado de algún nódulo detectado, aunque la mayor parte no son peligrosos y únicamente entre el 6 y el 8 por ciento pueden resultar cancerígenos.

Otro factor que contribuye al incremento de esta patología son los medicamentos que alteran el funcionamiento de la glándula.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído