Sanidad asegura que no existe riesgo en el consumo de carne de vacuno

(PD).- El Ministerio de Sanidad confirma que la mujer fallecida en agosto pasado en León con síntomas de la variante humana de Creutzfeld-Jakob padecía, efectivamente, el llamado ‘mal de las vacas locas’. Se trata de la cuarta víctima mortal de esta epizootia en España y se da además la circunstancia de que su hijo murió de la misma forma. Es la primera vez en el mundo que se registran dos episodios dentro de la misma familia.

El ministerio recalcó que este nuevo caso «se encuentra dentro de las estimaciones posibles para España». Es una ‘herencia’ de la aparición de la enfermedad de las vacas locas en los años 90, que se manifiesta con retardo debido al largo período de incubación del mal, de entre 5 y 10 años.

El contagio de la enfermedad, que se atribuye al consumo de carne de vacuno infectado con el prión, tuvo lugar, por tanto, antes de la entrada en vigor de los controles fijados por el gobierno español, los autonómicos y la Comisión Europea, tras los primeros casos de vacas locas en el Reino Unido.

El departamento que dirige Bernat Soria y la Junta de Castilla y León, comunidad de donde procedían tres de los fallecidos, insistieron ayer en que no hay riesgo epidemiológico para la salud de los ciudadanos y en las «plenas garantías en el consumo de carne de vacuno» en España.

Una vez confirmado con los análisis de tejido cerebral practicados, el caso ha sido notificado a la red internacional encargada de seguir y registrar los fallecimientos por el mal de las ‘vacas locas’.

Hay cuatro tipos de enfermedad de Creutzfeldt-Jakob: esporádica, familiar, iatrogénica y variante. El cuarto tipo (variante) fue definido en 1996 a raíz de la situación producida en el Reino Unido. Se atribuye al contagio por consumir piezas de vacuno ricas en tejido nervioso de vacas alimentadas con pienso de origen animal – despojos de ovejas enfermas de ‘scrapie’- contagiado con priones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído