Aun no somos conscientes de todas sus posibilidades

CRISPR: tijeras moleculares. Así funciona

CRISPR: tijeras moleculares. Así funciona
Genes, código genético y enfermedades incurables. EP

A cada paso nos encontramos con artículos relacionados con la genética cuyo protagonista es el CRISPR. Pero, ¿sabemos a qué responden estas siglas?, ¿sabemos cómo funciona realmente y por qué está llamado a ser la panacea de la edición genética?

La versión española de la web CNET nos saca de dudas. Para empezar, esta historia no es de ayer. Se remonta a 1987 cuando unos investigadores de la Universidad de Osaka descubrieron una serie de aparentes anomalías en los genes de la bacteria Escherichia coli.

Esas anomalías no eran sino cadenas cortas y repetitivas de ADN en el seno de la estructura de estos microbios. Entonces no supieron lo que tenía delante.

Tuvieron que pasar 6 años para que el microbiólogo Francisco Mójica detectara esas mismas pequeñas cadenas repetidas de ADN en otras bacterias. Pero no fue hasta 2002 que, por fin, les dieron un nombre: Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats (repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas). De ahí el acrónimo CRISPR.


Infalible sistema inmunológico

Ya sabíamos cómo llamarlas, ahora teníamos que averiguar para qué sirven y si tienen alguna utilidad. Para ello, los investigadores se empeñaron en estudiar más a fondo aquellos retales genéticos y descubrieron que eran la base del sistema inmunológico de las bacterias.

Cuando un virus atacaba a una de ellas, para defenderse, la bacteria cortaba el ADN del virus y lo mataba. Pero lo revolucionario es que la bacteria se quedaba con un pequeño fragmente del ADN vírico, cortado de forma exhaustiva, para que, si el atacante volvía, poder identificarlo a la primera.

Así cuentan el proceso de defensa de la bacteria en el mencionado artículo:

Si la bacteria es nuevamente atacada por un virus, la misma produce una enzima conocida como Cas9 que actúa como un escáner de huellas. Cas9 utiliza la base de datos CRISPR para emparejar las huellas almacenadas con los del nuevo invasor. Si encuentra una correspondencia, Cas9 es capaz de cortar el ADN invasor.


Aplicaciones al campo de la genética

Una vez que los científicos comprendieron la habilidad de CRISPR/Cas9 de localizar de manera eficiente secuencias genéticas específicas, se pusieron manos a la obra para poder usar este modus operandi con otros propósitos.

En 2012, una década después de bautizar a este editor, Jennifer Doudna, de la Universidad de California en Berkeley, y Emmanuelle Charpentier, de la Universidad Umea en Suecia, mostraron cómo se podía utilizar CRISPR y modificarlo.

El CRISPR modificado funcionaba tan bien que podía encontrar y cortar cualquier gen que escogieran. De esto modo se abre la puerta a poder editar nuestros genes con una precisión milimétrica y un coste cinco veces menor que los métodos empleados hasta ahora.

Lea aquí el artículo completo

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído