Belleza

Trucos: Aprende a pintarte bien los labios

Trucos: Aprende a pintarte bien los labios
Placer, erotismo, sexo, pudor, labios, boca. XY

El color que mejor te queda

Es una pena, pero no todos los tonos le sientan bien a todo el mundo. Quedémonos en lo sencillo y vamos a centrarnos en la gama de los rojos y rosas, los clásicos que todas hemos utilizado alguna vez. La variedad es infinita y cualquier mujer adicta a las barras de labios siempre te dirá, y con razón, que esos dos pintalabios rojos que tiene no son iguales. Por ello, lo mejor es probar siempre el tono escogido contra la piel. Por norma general, si tu piel tiende a un color rosado, los rojos con fondo azulado (los más fríos) te quedarán mejor, mientras que si tu piel tiende a un tono amarillento, los que tienen fondo naranja (los cálidos) son los tuyos.

También debes tener en cuenta la forma de tus labios y su grosor. Si los tienes finos y pequeños, huye de los colores oscuros, que lo único que hacen es restarles dimensión, y si los tienes gruesos, no te pases con los tonos flúor porque no se apreciará nada más en tu cara, según recoge elconfidencial.

Escoge la textura

Satinado, mate, gloss… De las texturas en las que se puede presentar un pintalabios, estas tres son las más clásicas, con la reciente aparición de los acabados con efecto vinilo, los empolvados o los de efecto agua. ¿Cómo elegir uno u otro? Por un lado valora la sensación de comodidad y por otro, el look que quieras crear. Por ejemplo, personalmente nunca he podido llevar texturas gloss y mis preferidos son los de acabado mate, pero otras muchas mujeres consideran que los mate resecan los labios en exceso y se decantan por el acabado satinado de toda la vida. Ten en cuenta las posibilidades, rebusca entre la amplia variedad y, sobre todo, prueba hasta que encuentres tu textura preferida.

Mantén tus labios hidratados

Para lucir unos labios bonitos, con y sin pintalabios, la hidratación es básica. Unos labios bien hidratados mantendrán su volumen natural durante más tiempo y no se agrietarán fácilmente. Exfolia tus labios un par de veces a la semana y asegúrate de irte a dormir con una buena capa de vaselina. A la mañana siguiente podrás comprobar lo suaves que están tras una cura de reparación tan sencilla.

Delinea con cabeza

Para empezar, elige un delineador de un tono igual o parecido al del color que vayas a utilizar. Empieza destacando el arco de Cupido, dibujando una X para definirlo bien, y a partir de ahí delinea respetando tu contorno natural. Si tienes los labios muy finos, puedes delinear ligeramente por fuera del contorno, pero siempre con cuidado para que el resultado no sea muy artificial. Una vez terminado el delineado, difumínalo hacia el interior de los labios para conseguir un efecto de delineado más natural.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído