Anamasteyoga

Así se hace un masaje tántrico para hombres

Palabras que sanan el alma:«En la práctica de la tolerancia, el enemigo es el mejor maestro»: Dalai Lama

El masaje erótico es el uso de las técnicas del masaje con un propósito sexual. Descubrir y disfrutar los placeres del masaje erótico dentro de las relaciones sexuales, dando protagonismo a todo el cuerpo y no solo a los genitales, puede ser algo muy excitante y placentero. Se utiliza la técnica con consentimiento mutuo y de manera que aumente el placer sexual. Se utiliza una intensidad mínima, propia de caricias y pases largos.

Se puede utilizar como parte del juego erótico de la pareja, dentro de los preliminares. Para ello se pueden utilizar además de las manos, objetos como una pluma, o un cubito de hielo.

Un ejemplo de masaje erótico es el llamado masaje tántrico, el cual es un masaje sensibilizante. No guarda ninguna relación con el tantrismo, que es una filosofía de vida. Es un nombre inventado por occidentales para dar valor agregado al masaje convencional, afirmando que este involucra el masaje de los genitales femeninos (ioni) y masculinos (língam), según wp.

Lo primero que tenemos que hacer antes de comenzar a dar el masaje al hombre que lo va a recibir es crear un ambiente agradable y cómodo para el mismo. Para comenzar, es muy importante elegir un momento en el cual nadie os moleste, ni a ti ni a tu pareja. Esto quiere decir que ambos tendréis que tener tiempo más que suficiente como para disfrutar del masaje sin problemas. Por otra parte, te recomiendo realizar el masaje en la habitación para que el hombre pueda estar más cómodo. En este caso tendrás que dedicar un tiempo a la decoración de la habitación para crear un clima cálido y agradable. Por ejemplo, puede ser una buena idea decorarla con velas y poner música de fondo. También puede ser una buena idea poner velas de incienso para crear un olor más agradable.

Ten en cuenta que este este tipo de masaje debe ser realizado con ambas partes desnudas para crear una mayor unión. Para que el momento sea todavía más erótico, puede ser una buena opción que según le vayas dando el masaje corporal te vayas desnudando. Mientras le das el masaje, piensa que los pequeños detalles como los besos, las caricias, el roce de los cuerpos… son muy importantes. Incluso los susurros también te ayudarán a conseguir excitar un poco más a tu pareja.

Cuando el hombre ya esté excitado, será el momento de comenzar el masaje tántrico. A la hora de realizar este tipo de masaje debes saber que el pene no es la única parte que tienes que estimular. Con este masaje tienes que estimular otras partes como los testículos, el pirineo o el escroto.

A la hora de comenzar el masaje, ten en cuenta que antes de comenzar a hacer nada tendrás que lubricar bien la zona genital para poder realizar el masaje correctamente. Tras esto, el siguiente paso será el de comenzar a acariciar los testículos y el pirineo para conseguir una mayor excitación por parte del hombre que está recibiendo el masaje, según pt. Tras esta estimulación, será el momento de comenzar a masajear el pene. En este caso deberás realizar movimientos ascendentes con la mano. Y para crear mayor placer, vete rotando la mano con la cual realizas el masaje. En este caso podrás realizar diferentes movimientos. Si quieres que tu pareja disfrute realmente del masaje, es importante que lo hagas siempre con la misma intensidad y que lo hagas con ganas.

Y recuerda, es importante que controles su respiración. Como he comentado antes, el masaje no es una masturbación, sino que va destinado a que tu pareja disfrute del máximo placer posible. Por este motivo, si notas que está a punto de eyacular, deberás bajar el ritmo. Así conseguirás que el placer sea mucho más duradero.

Muy Importante: Consulte siempre a su médico para conocer los detalles concretos de su perfil y si es aconsejable o no para usted.

Este artículo es el resultado de información compilada en la red, de la fuente o fuentes señalas, y que considero interesante compartir con los seguidores de esta sección, por su alto interés divulgativo.

Autor

Ana González

La profesora Ana González es experta en atención temprana por la Universidad Antonio de Nebrija e instructora de Yoga Federada, especialista en yoga infantil. Creadora del método Anamaste Yoga.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
Ana González

La profesora Ana González es experta en atención temprana por la Universidad Antonio de Nebrija e instructora de Yoga Federada, especialista en yoga infantil. Creadora del método Anamaste Yoga.

Lo más leído