El costo de transportar un solo ladrillo a Marte se ha estimado en aproximadamente 2 millones de dólares

La curiosa propuesta para Marte: Construir cemento con el sudor, sangre y lágrimas de los astronautas

Los científicos de la Universidad de Manchester consideran que puede ser la solución para acabar con el problema de la falta de materiales de construcción en el ‘planeta rojo’

La curiosa propuesta para Marte: Construir cemento con el sudor, sangre y lágrimas de los astronautas
Astronautas PD

Los astronautas podrán tener que usar su sudor, sangre y lágrimas para crear cemento en la superficie de Marte.

Los científicos de la Universidad de Manchester proponen resolver el problema de tener materiales de construcción en el ‘planeta rojo’ con un cemento hecho de polvo con sangre, sudor y lágrimas de los astronautas.

En su estudio, una proteína de la sangre humana, combinada con un compuesto de la orina, el sudor o las lágrimas, podría pegar el suelo simulado de la luna o de Marte para producir un material más fuerte que el concreto ordinario, perfectamente adecuado para trabajos de construcción en entornos extraterrestres.

El costo de transportar un solo ladrillo a Marte se ha estimado en aproximadamente 2 millones de dólares, lo que significa que los futuros colonos marcianos no pueden traer sus materiales de construcción, pero tendrán que utilizar los recursos que puedan obtener en el sitio para la construcción y el refugio.

Esto se conoce como utilización de recursos in situ (o ISRU) y generalmente se centra en el uso de rocas sueltas y suelo marciano (conocido como regolito) y depósitos de agua escasos. Sin embargo, hay un recurso pasado por alto que, por definición, también estará disponible en cualquier misión tripulada al Planeta Rojo: la tripulación misma.

Los científicos demostraron que una proteína común del plasma sanguíneo, la albúmina de suero humano, podría actuar como aglutinante para el polvo simulado de Luna o Marte para producir un material similar al concreto. El nuevo material resultante, denominado AstroCrete, tenía resistencias a la compresión de hasta 25 MPa (megapascales), aproximadamente lo mismo que los 20-32 MPa que se observan en el hormigón ordinario.

Sin embargo, los científicos descubrieron que la incorporación de urea, que es un producto de desecho biológico que el cuerpo produce y excreta a través de la orina, el sudor y las lágrimas, podría aumentar aún más la resistencia a la compresión en más de un 300%, y el material de mejor rendimiento tiene una resistencia a la compresión de casi 40 MPa, sustancialmente más resistente que el hormigón ordinario.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído