‘Mujeres de Roma’, de Isabel Barceló Chico

Ficha técnica
Título: Mujeres de Roma
Autora: Isabel Barceló Chico
Editorial: Sargantana
458 páginas
20 euros

La ciudad de Roma es la verdadera protagonista de este libro. Se trata de su historia, desde su fundación hasta tiempos relativamente próximos. La diferencia con otras obras consiste en que en lugar de poner el foco en los hombres está protagonizada por las mujeres, que a fin de cuentas componen la mitad de la población y al acercar la lupa hacia ellas y sus actos se comprueba la enorme importancia que tuvieron en los avatares de la Ciudad Eterna. Conviene hacer hincapié en este calificativo, porque aunque quedara enterrada por una catástrofe natural o borrada del mapa por alguna bomba nefasta, permanecería en la memoria, porque todos sus hechos están escritos, circunstancia que no concurre en ninguna otra del mundo.
La estructura del libro no se corresponde con el orden cronológico, sino con el plano de la ciudad, lo cual le dota de un atractivo añadido, porque rompe la monotonía de los hechos históricos contados sucesivamente, entre una historia y otra puede haber un salto de varios siglos, y viene bien al propósito anunciado de dar el protagonismo a las mujeres.
Todo el mundo debe saber, porque lo dice la lógica, que el heroísmo y la mezquindad se dan a partes iguales entre los dos sexos, por lo que cabe esperar de antemano que entre las protagonistas señaladas las haya de mucha valía, suposición que se confirma una vez leído el libro. Por otro lado, y puesto que la intención de la autora no es tanto la divulgación histórica, sino poner de relieve la importancia femenina en el devenir de la humanidad, en el de Roma en este caso, puede decirse que las elegidas no lo han sido por su maldad, sin que ello signifique que alguna no la haya tenido, sino por otras facetas de sus vidas.
No todas ellas son romanas, sino que algunas, como en los casos de Paulina Bonaparte o Cleopatra, aparecen porque durante algún tiempo vivieron en Roma.
A la luz de lo dicho hasta ahora se vislumbra que es conveniente que el lector se acompañe de un plano de la Ciudad Eterna para ir siguiendo las vicisitudes de las féminas elegidas, que han sido agrupadas según la zona en que transcurrieron sus vidas.
Queda por añadir que una vez terminado el libro apetece volver a degustarlo, por lo bien escrito que está y porque las vidas femeninas tienen un atractivo diferente, el de la mujer, al menos hasta el momento, es otro modo de enfrentarse a la vida.
Vicente Torres

Autor

Vicente Torres

Vicente Torres, periodista, historiador y notario del acontecer diario y sobre todo amigo leal.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído